Hostigan a vecinos en Guerrero que denunciaron almacenes con ayuda

Habitantes de la colonia Haciendita fueron amenazados por personas que se identificaron como elementos de la Policía Ministerial por permitir que los medios de comunicación tomaran imágenes del lugar.
Los enseres y aparatos electrodomésticos fueron enviados para los damnificados de la tormenta tropical.
Los enseres y aparatos electrodomésticos fueron enviados para los damnificados de la tormenta tropical. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Vecinos de la colonia Haciendita, ubicada en el lado norte de la ciudad denunciaron que elementos de la Policía Ministerial acudieron para hostigarlos, los acusan de permitir que periodistas allanaran la bodega en donde permanecen artículos de línea blanca y despensas supuestamente dirigidos para damnificados por la tormenta tropical Manuel.

La mañana del viernes, un grupo de reporteros acudieron a la colonia Haciendita a petición expresa de un grupo de vecinos, molestos por la cantidad de aparatos de línea blanca que hay en el interior sin que se distribuyan a quienes los necesitan.

Los comunicadores acudieron y gracias a la colaboración de varias personas, lograron constatar que el almacén que carece de razón social tenía en su interior una gran cantidad de aparatos de línea blanca, pacas de lámina galvanizada y en menor proporción despensas.

Recuperaron algunas imágenes de video y fotografía para retirarse, habida cuenta de que en el lugar había personal de vigilancia.

El sábado por la noche, personas que se presentaron como elementos de la Policía Ministerial se presentaron en varios domicilios cercanos a la propiedad, los acusaron de permitir que los reporteros allanaran la propiedad y que el contenido del lugar se saliera a la luz pública.

De iniciarse una acción penal por la difusión, les advirtieron que tendrían una implicación inmediata.

Este domingo el lugar permaneció completamente cerrado, solo se advirtió que en el transcurso de la mañana ingresó una veintena de cargadores y varios camiones.

La presencia policíaca se incrementó y el temor de los vecinos a sufrir algún tipo de represalia se manifestó abiertamente.

Por eso este domingo ya no fue posible graficar lo que ocurría en el interior del almacén, que hasta el momento no ha revisado personal de la Contraloría General del Estado, instancia que tiene bajo su responsabilidad la investigación de dos casos anteriores.