“El más famoso y criticado, pero gracias al pueblo”

Luego de ganar otra vez la alcaldía de San Blas, Hilario Ramírez, "Layín", se dio tiempo de consentirse y regalar dinero.
“En un ratito me gasté 5 mil pesos, pero lo hago con gusto”, dijo al entregar billetes de 20, 50 y 100 pesos.
“En un ratito me gasté 5 mil pesos, pero lo hago con gusto”, dijo al entregar billetes de 20, 50 y 100 pesos. (Alejandro Madrigal)

Tepic, Nayarit

Un día después de las elecciones en Nayarit, el presidente electo del municipio de San Blas, el candidato independiente Hilario Ramírez, Layín, se dio tiempo para consentirse y regalar dinero a las personas que lo apoyaron, pero también a las que solo se acercaban para recibir billetes de 20, 50 y 100 pesos.

“En un ratito me gasté 5 mil pesos, pero lo hago con gusto”, dijo. Con ciento por ciento de las casillas computadas, Ramírez obtuvo 7 mil 350 votos, que representan 40.32 por ciento, que le valieron para superar al priista Javier Ulloa, quien logró 6 mil 341 votos, 34.78 por ciento.

Layín, como apareció en la boleta electoral de la jornada del 6 de julio, visitó la plaza pública de la capital nayarita, a 60 kilómetros de San Blas, para atender algunos pendientes en el Instituto Estatal Electoral, pasó a una zapatería a comprarse unas botas cafés y, posteriormente, saludó a los que lo reconocieron.

Ramírez sacó su fajo de billetes y los repartió. “Yo podré ser el hombre mas famoso del mundo y el más criticado, pero lo soy gracias al pueblo”. Incluso reconoció que la broma de haber robado, “pero poquito”, fue una manera de acercarse a la gente y el electorado.

“No soy político ni me mantengo de la política, soy un ciudadano común y me gusta bromear, y lo vamos a seguir haciendo, bromeando, no robando, porque a los mexicanos nos gusta la alegría, nos gusta que nos digan chascarrillos, y lo volvería a decir las veces que se ocupe, porque sé que soy una persona sana que no le roba nada a nadie”, señaló.

La madrugada de ayer, después de conocer el resultado de 97 por ciento de las casillas computadas, salió a agradecer a la población de San Blas en un balcón del centro de ese puerto, donde apareció sin camisa, con su tradicional sombrero.

Dijo a sus simpatizantes que les agradecía la confianza y que él no saría malagradecido, que visitaría colonia por colonia y pueblo por pueblo para conocer sus necesidades. También adelantó que la toma de protesta será “de gala, pero para el pueblo”.

“Los politicos decían que los pobres no tenemos poder y aquí están las pruebas, por pirmera vez hay un presidente que ha sido dos veces presidente de San Blas y gracias a ustedes los soy otra vez.”

En su discurso reconoció que no solo está desgastado fisicamente por la campaña, sino también económicamente por haber realizado campaña con sus propios recursos.

En 2008, Layín tomó posesión de su cargo montado en un caballo pura sangre, que valía “250 mil dólares”, y regaló 100 mil pesos en monedas a sus seguidores, a los que este año les prometió que cuando  rinda protesta, en septiembre, “será más espectacular”.

Una de las propuestas que más llamaron la atención es que planea destruir todo el muelle del puerto y construir uno nuevo para hacerlo turístico, por lo que invertirá 30 millones de pesos, “que serán donados por mis amigos”.

Además, anunció que para su cumpleaños, el 22 de febrero, ya contrató a la banda El Recodo para tocar gratis en la plaza del pueblo, y que regalará 50 mil cartones de cerveza y 50 reses para “la birria”, para que lo festejen.

Layín irrumpió la tranquilidad de Tepic luego de dejar el trabajo del campo y de su empacadora de mangos, que vende 150 tráileres de fruta cada tres meses y otorga trabajo a mil 500 personas en el poblado de Huaristemba, en el municipio de San Blas, localidad con apenas 778 habitantes, a 30 kilómetros de la capital.

Sin cuerpo de seguridad, caminó por las calles y se dejó consentir; muchos le insistieron en que Nayarit necesita un candidato como él para la gubernatura.

Prevé viajar a Londres luego de que recibió una invitación de la BBC para contar su historia en el Reino Unido en un documental, por el que le ofrecieron 6 millones de dólares, dijo.