Hay 57 solicitudes para exportar tigres y cebras de circos

El titular de la Semarnat, Juan José Guerra Abud, informó que se han otorgado cerca de 70 permisos para poder vender animales al extranjero y otros permanecerán en zoológicos y albergues.

Querétaro

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales informó que existen unas 57 solicitudes para exportar a tigres y cebras que están en propiedad de los circos en México.

El titular de la dependencia, Juan José Guerra Abud, informó que son cerca de 70 permisos los que se han emitido para poder vender los animales en el extranjero, que se encontraban en los circos, mientras que otros permanecerán en zoológicos y albergues.

Es hasta el julio el plazo permitido, luego de la prohibición de animales en espectáculos circenses a través de la modificación a la Ley General de Vida Silvestre, por lo que los dueños han optado por venderlos en el extranjero o donarlos a zoológicos.

En Querétaro donde puso en marcha el programa de impulso al uso de gas natural en el transporte de Querétaro, Guerra Abud garantizó que se cuenta con los espacios suficientes para albergar a los dos mil 500 animales que se encuentran en el censo realizado por la Semarnat, entre los que se encuentran entre tigres, elefantes, leones, jirafas, osos, caballos y camellos.

"La gran mayoría de los dueños están pidiendo permiso para exportar o para venderlos a zoológicos (...) El propietario de este animal ya dispone de él y lo puede exportar se han dado algunos permisos de exportación y otro para entrarlos a zoológicos y los que llegaran a quedar van a albergues que tiene la Semarnat".

Tigres, osos y cebras, son las principales especies que se han comenzado a exportar para poderlas comercializar en el extranjero, además se han asegurado 123 animales, 16 de ellos por faltas al trato digno y respetuoso.

Por último el funcionario dijo que será la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) será la instancia encargada de dar un seguimiento a los animales que son exportados a algún zoológico local o foráneo, para asegurarse de que reciba un trato más digno, pues no existe algún indicio de crueldad y esté lo más cercano posible al de su hábitat natural.