Información del WSJ es falsa y dolosa: Padrés

El gobernador de Sonora dijo que se trata de un golpe político orquestado por operadores del PRI, que se sienten desesperados ante supuestas desventajas electorales.
El gobernador dijo que fue con dolo como se hizo la nota del WSJ.
El gobernador dijo que fue con dolo como se hizo la nota del WSJ. (Felipe Larios)

Hermosillo

Como falsa y dolosa calificó el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías la nota publicado por The Wall Street Journal que afirma que el hermano del mandatario sonorense, Miguel Padrés Elías, desde el año 2009 a la fecha ha hecho transferencias a bancos extranjeros por cerca de 9 millones de dólares.

"La información es totalmente falsa, dolosa y, bueno, ya estamos acostumbrados, en todas las campañas políticas algo tienen que hacer quienes se sienten desesperados, desplazados, ven las mismas encuestas y por supuesto que buscan tomar esas decisiones", refirió.

El gobernador Padrés dijo que los señalamientos son falsos y que se trata de un golpe político orquestado por operadores del PRI, que se sienten desesperados ante supuestas desventajas en las encuestas de sus candidatos a cargos de elección popular.

"Bienvenidas las campañas (electorales); son golpes políticos que ya se habían anunciado desde hace un mes por parte de muchas personas que militan en el PRI aquí en el estado, desde hace rato vienen diciendo que van a golpear", expuso.

El jefe del gobierno estatal dijo que él ve la publicación "como un golpe político, tal cual como lo es", y añadió que eso era de esperarse, porque curiosamente el artículo se divulga "el día que inician las campañas".

La publicación precisa que Miguel Padrés recibió un soborno de 3 mdd de parte del empresario Mario Aguirre, cuñado de Ramón Corral Ávila, quien durante los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, fungió como titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca del Gobierno Federal.

De acuerdo a la investigación del reportero del diario estadounidense, Aguirre había sido beneficiado por el gobierno de Padrés con contratos por 20 mdd, para la confección de miles de uniformes escolares que la administración panista entregó gratuitamente a alumnos de primaria y secundaria.