Cambia Padrés postura sobre funcionarios de Profepa

El gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, dijo que el titular de la Profepa, Guillermo Haro, a quién la semana pasada pidió su renuncia, será bienvenido a Sonora.
Guillermo Padrés dice que su gobierno es muy enérgico.
Guillermo Padrés confesó haber visto "con muy buenos ojos" la formación de una comisión federal para atender la crisis por el derrame de tóxicos en los ríos Bacanuchi y Sonora. (Héctor Téllez)

Sonora

El gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, confesó haber visto "con muy buenos ojos" la formación de una comisión federal, designada por el presidente Enrique Peña Nieto, para atender la crisis provocada por el derrame de tóxicos el pasado 6 de agosto en los ríos Bacanuchi y Sonora.

El mandatario matizó este sábado las críticas hacia funcionarios federales e incluso aseguró que el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, a quién públicamente le solicitó la semana pasada que renunciara a su cargo, será bienvenido en Sonora. 

Padrés dijo en entrevista con los reporteros que la noche del viernes sostuvo conversación telefónica con el Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, a quién el presidente Peña Nieto designó como coordinador de la comisión  que atenderá los reclamos de los 23 mil sonorenses de la zona del Río Sonora, que fueron afectados por la catástrofe ecológica. 

"Vimos con muy buenos ojos la creación del fideicomiso de 2 mmdp y vimos también con muy buenos ojos que vengan funcionarios federales de la Ciudad de México para formar los grupos de trabajo que atendrán a los habitantes del Río Sonora". 

El mandatario que es investigado por la construcción de un gigantesco represo en el Rancho Pozo de su propiedad, anunció que este lunes el secretario Navarrete estará en Hermosillo para organizar los grupos con el Gobierno del Estado, los siete alcaldes de la zona afectada, miembros de la academia y de la sociedad civil. 

El gobernador confirmó, no obstante, que este domingo realizará una gira de dos días por la zona afectada para supervisar los centros de acopio, las labores de limpieza de los ríos dañados y la perforación de nuevos pozos que abastecerán de agua potable a los 23 mil ribereños que tienen 37 días sin agua en sus tuberías. 

Padrés aseguró que trabajará junto con los miembros de la comisión y en pro de los ciudadanos damnificados, pero adelantó que alzará la voz en caso de que se cometan errores o se descubran omisiones en las labores de auxilio de los ciudadanos, así como en la reparación de los daños a los ecosistemas de la zona ribereña. 

Respecto a la investigación que lleva a cabo Conagua por la construcción de un represo en un rancho de su propiedad, Padrés dijo estar colaborando con el organismo federal y añadió  que en este asunto "el tiempo le está dando la razón".