Daría Gobierno de Sonora 100 mdp para contingencia ambiental

Hoy inició la perforación del primer pozo de agua. El gobernador Guillermo Padrés dijo que los primeros 28 pozos para abastecer de agua potable podrían estar operando dentro de tres o cuatro ...

Hermosillo

Este martes inició esta población la perforación del primero de por lo menos 322 pozos que el gobierno del estado y los ayuntamientos de la zona del Río Sonora proyectan poner en operación para abastecer de agua a unas 30 mil personas que resultaron afectadas por el derrame de tóxicos en la mina Buena Vista del Cobre en Cananea.

El evento luego de 22 días de haberse decretado la contingencia ambiental donde siete municipios de la zona del Río Sonora se quedaron sin agua al ser sellados los 322 pozos que ubicados a 500 metros de las márgenes del Río Sonora, cuyas aguas, de acuerdo a la Conagua mantienen niveles de contaminación por arriba de las normas.

El gobernador Guillermo Padrés Elías, confirmó que el martes pasado Conagua liberó a siete ayuntamientos los permisos para la perforación y posterior explotación de lo que serán las nuevas fuentes de abastecimiento de agua para consumo de cerca de 30 mil habitantes de esta región.

El gobierno de Sonora respaldará financieramente con 50 millones de pesos los costos que origine la perforación de los 322 pozos y su posterior equipamiento.

El gobernador Guillermo Padrés Elías refirió que durante los próximos 15 días de contingencia ambiental, la administración estatal podría desembolsar unos 100 millones de pesos.

Dijo que la empresa Grupo México ha contribuido con 10 millones de pesos y, a diferencia del día ayer en Ures que fue implacable en sus críticas contra la empresa minera, en un evento con ganaderos de Baviacora, matizó al confesar "que el Grupo México ha mostrado voluntad".

Los primeros 28 pozos podrían estar listos para su operación dentro de tres o cuatro semanas.

A pregunta del corresponsal de Milenio, Padrés Elías dijo que los técnicos del gobierno trabajarán en coordinación con Conagua y la Comisión Federal de Electricidad para evitar demoras y poder restablecer el suministro de agua en los siete municipios.

Durante 22 días, los cerca de 30 mil habitantes de la zona afectada por el derrame de ácido sulfúrico del represo de jales de la mina Bella Vista del Cobre en Cananea, han recibido alrededor de 40 millones de litros de agua embotellada, distribuida por brigadas del gobierno del estado y empleados del Grupo México.

En forma simultánea, un centenar de camiones cisternas distribuyen agua a lo largo de los 250 kilómetros que abarca la zona alcanzada por el derrame del pasado 8 de agosto.

Las unidades pertenecen a los gobiernos de los estados de Sonora, Sinaloa y Chihuahua, así como al Grupo México.

La crisis del derrame también alcanzó a comerciantes y prestadores de servicios turísticos.

Guillermo Molina Paz, promotor de "La Ruta del Río", dijo que urge una campaña para frenar la percepción que la zona se está ganando como "la ruta del veneno".

En Baviacora el gobernador, Guillermo Padrés Elías puso en marcha el programa #salvandoalriosonora que ocupará a cientos de lugareños que obtendrán el salario mínimo a cambio de cuatro horas de trabajo diario en labores limpieza de zonas del Río Sonora aledañas a las poblaciones.

Sobre el mismo programa, la empresa Grupo México dispuso de 80 trabajadores dotados de equipo especial para limpiar toda la zona del Río Bacunuchi, colindante con el represo de los jales de la mina Bella Vista del Cobre, donde se originó el derrame de las 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico y otros materiales contaminantes.

Por la mañana, unas 200 personas bloquearon durante tres horas el crucero que conduce a la zona del Río Sonora. Los lugareños exigieron al gobierno que firmara una carta de compromiso para que las promesas de apoyo se convirtieran en realidad.

El secretario de Gobierno, Roberto Romero López, negoció con los inconformes y firmó un documento donde el gobierno se comprometió a agilizar la perforación de los nuevos pozos, activar el programa de empleo temporal, repartir despensas entre jornaleros sin empleo y obligar al Grupo México a cumplir con la responsabilidades que le ha acarreado el derrame de tóxicos.

También en Baviacora, Padrés anunció la puesta en marcha de centros de acopio en Ures, Aconchi y Baviacora, que comprará con dinero estatal mercancías producidas en la región como lácteos, dulces, vegetales y otros.

Los productos serán analizados por el laboratorio de la Secretaría de Salud y, de acuerdo a los resultados, los que sean aptos para el consumo humano serán colocados en localidades del interior del estado y los otros que no le sean serán destruidos.