Delegado de Sedatu rechaza vínculos con el crimen en Guerrero

Héctor Vicario, dijo que su familia y él han sido desplazados de su lugar de origen por amenazas del crimen. 

Chilpancingo

El delegado de la Secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Sedatu, Héctor Vicario Castrejón, rechazó cualquier vínculo con la delincuencia organizada y por el contrario dijo que es víctima de una persecución sistemática de esas organizaciones y en consecuencia su familia está desplazada del estado de Guerrero.

El funcionario destacó que en el año 2000 sufrió el secuestro de su padre y posteriormente, siendo presidente del Congreso del Estado sufrió un intento de plagio por parte de una célula delictiva, gracias a la pericia de su chofer logró huir pero su camioneta recibió varios impactos de bala.

Debido a esos hechos y otras amenazas el delgado de Sedatu sacó a su familia de su natal Huitzuco de los Figueroa, y él se mudó a Chilpancingo.

Refiere que viaja muy poco a su lugar de origen por temor a ser víctima de un atentado y por esa razón manifestó que hay pruebas de que no tiene relación con el crimen organizado.

“En los hechos  mi familia y yo, somos víctimas de persecución y estamos desplazados de nuestro lugar de origen, cuando lo único que hemos hecho es trabajar”.

Por esa razón manifestó que está dispuesto a comparecer ante la autoridad que se lo requiera y recordó que como servidor público de confianza no tiene fuero constitucional.