Guerrero estuvo al borde de la guerra civil: Rogelio Ortega

El ex gobernador interino dijo que abandona el poder tranquilo, aunque asumió que respetará el juicio que emitan los sectores críticos hacia su forma de ejercer el poder. 

Chilpancingo

El ex gobernador Rogelio Ortega Martínez sostuvo que hace un año, cuando asumió el poder, Guerrero estaba a punto de sufrir una guerra civil.

En su primer declaración como ex gobernador del estado, Ortega Martínez insistió en que se va satisfecho con el trabajo realizado, aunque asumió que respetará el juicio que emitan los sectores críticos hacia su forma de ejercer el poder.

Pero indicó: "Me voy satisfecho porque hace un año estábamos al borde de la guerra civil, de una insurrección armada".

A pregunta expresa, el también académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) aseveró: "Yo creo que estábamos en una situación pre insurreccional".

Continuó: "Ahí están las fotos; 46 ayuntamientos tomados, en algunos momentos los muchachos comenzaron a desarmar a los policías y al interior de los ayuntamientos había arsenales, armamento, que de haberlo tomado hubieran comenzado a levantarse barricadas y eso derivaría en una insurrección armada".

Por esa razón, manifestó que abandona el poder Ejecutivo local tranquilo, satisfecho porque a pesar de que son muchos los cuestionamientos dirigidos en torno a su desempeño como gobernador, al final de cuentas, su principal aporte fue contener un movimiento civil armado.

Lo anterior, derivado de la irritación que provocó en amplios sectores de la comunidad nacional, el asesinato de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes durante los ataques del 26 de septiembre de 2014.