Hay en Guerrero legislación contra el bullying: presidente del Congreso

Emiliano Díaz Román reconoce que este fenómeno avanza en la entidad. Dijo que dicha ley incluye programas de capacitación obligatoria para docente a fin de que actúe de manera correcta ante ese ...

Chilpancingo

El presidente de la Comisión de Educación del Congreso local, Emiliano Díaz Román sostuvo que en Guerrero sí hay instrumentos legales para prevenir el bullying, aunque reconoció que lamentablemente el fenómeno avanza en la entidad.

Díaz Román participó en el IX parlamento infantil que se desarrolló en el Congreso local, en donde habló sobre lo delicado del crecimiento que registra el bullying en la entidad y en el país.

Señaló que de no contenerse a tiempo, el acoso escolar puede culminar en hechos fatales, como ocurrió recientemente en el estado de Tamaulipas, entidad federativa en la que un niño murió a causa de los golpes que le propinaron sus compañeros.

Explicó que en Guerrero existe la Ley para la Promoción de la Convivencia Libre de Violencia en el Entorno Escolar, contempla las conductas que son lesivas para los menores que sufren bullying, además incluye programas de capacitación obligatoria para el personal docente, con la intención de que esté en condiciones de reconocer y actuar de manera correcta ante ese tipo de agresiones.

El ex secretario general de la sección XIV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) comentó que en la Ley para la Convivencia Libre de Violencia en las Escuelas, se anota que deben desarrollarse actividades continuas en los planteles con la intensión de frenar problemas entre los alumnos.

En el mismo ordenamiento se detalla la forma en que se puede auxiliar con terapias sicológicas; individuales o grupales a la población escolar que ha sido afectada por la comisión de dichas conductas.

En la atención se considera también a los niños agresores, con la intención de ubicar las causas de su conducta y evitar que tenga un carácter progresivo.

Indicó que los profesores, prefectos, directores o supervisores de zona que conozcan casos de maltrato escolar deben dar parte a las autoridades correspondientes, ya que no hacerlo implicará una omisión que se debe sancionar.