Gobernador de Guerrero firma acuerdo con CETEG

Rogelio Ortega se reunió por primera vez en público con la dirigencia del Movimiento Popular Guerrerense.
El gobernador Rogelio Ortega firmó una minuta de acuerdos con el Movimiento Popular Guerrerense.
El gobernador Rogelio Ortega firmó una minuta de acuerdos con el Movimiento Popular Guerrerense. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

El Movimiento Popular Guerrerense, conformado por integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y oteros grupos disidentes, firmó una minuta de acuerdos con el gobierno estatal.

La mañana de este sábado, en el salón Ignacio Manuel Altamirano de Palacio de Gobierno, el gobernador Rogelio Ortega Martínez se reunió por primera vez en público con la dirigencia del Movimiento Popular Guerrerense para dar a conocer la existencia de una minuta de acuerdos.

Lo acompañaron el titular de la Secretaría de Educación Guerrero, Salvador Martínez Della Rocca y el secretario de Desarrollo Rural, Rigoberto Acosta González.

Por el Movimiento acudieron los representantes del ala disidente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), Antonia Morales, Manuel Salvador Rosas y Walter Enmanuel Añorve, entre otros.

También estuvieron integrantes de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG) y del Frente de Defensa Popular (FDP), entre otras organizaciones sociales.

Acuerdo histórico

En la apertura de la reunión, el secretario de Educación, Salvador Martínez destacó que lo sucedido la mañana del sábado es un trabajo histórico, producto de la voluntad de integrantes del movimiento social y de las autoridades estatales.

"Espero, deseo que haya suspendamos la toma de oficinas y ese tipo de cosas que no coadyuvan en la imagen que se da del estado, es una muestra de que la política del gobierno es de diálogo", dijo el funcionario.

Recordó que el 2 de octubre de 1968, por pedir dialogo público hubo una masacre en la plaza de las tres culturas de Tlatelolco, por esa razón consideró importante establecer la diferencia de que en el caso de Guerrero no hay una inclinación por el camino de la represión.

Precisó que en las reuniones previas a la firma del acuerdo no hubo ningún conflicto entre la administración y las organizaciones, simplemente se dialogó, se expusieron las discrepancias y se superaron en la medida de lo posible.

Ni perdón ni olvido

Manuel Salvador Rosas Zúñiga, integrante del MPG reconoció que hoy hubo acuerdos importantes, pero precisó que la firma no sería lo más complicado, si no hacer lo necesario por llevarlos hacia la realidad.

"Debemos partir de un principio, uno que indica que el MPG no perdona, no olvida y no claudica; que sigue firme en la lucha por la presentación con vida de los 43 jóvenes de Ayotzinapa", dijo.

Explicó que el tema central de la mesa instalada este sábado, es la necesidad de garantizar la estabilidad laboral para miles de trabajadores de la educación, además de la liberación de los presos políticos y de conciencia, entre ellos los integrantes de la Policía Comunitaria (PC) perseguidos por combatir al crimen organizado.

Representantes del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), del Frente de Defensa Popular (FDP) y de las normales públicas de la entidad, señalaron que los hechos del 26 de septiembre permitieron que organizaciones sociales se aglutinaran en un solo frente, lo que logró sacudir la conciencia de la comunidad nacional e internacional, lo que propició un gran clamor de justicia.

El gobernador Rogelio Ortega reconoció que el caso de los 43 normalistas desaparecidos no se puede cerrar hasta que se les recupere o se tenga la certeza de que fue lo que pasó con ellos.

Reiteró que los hechos del 26 de Iguala propiciaron la crisis política y social más severa de los últimos años para el estado de Guerrero, de ahí la necesidad de manejar el asunto con tolerancia extrema y sin caer en la tentación del autoritarismo.

Anticipó que en el tramo que le queda a su gobierno trabajará cerca del movimiento social, sin que eso implique la entrega de prebendas hacia los dirigentes, tampoco algún acto de presión.

Sostuvo que el MPG levantará sus plantones de acuerdo a sus tiempos y condiciones, para que de ninguna manera se incrementen las diferencias y lo que prevalezcan sean los acuerdos.

Lo que pidió, fue integrar un frente común para evitar que Guerrero sea gobernador por narco políticos y corruptos, por el contrario, llamó a impulsar una cultura democrática en donde los funcionarios obedezcan al pueblo, como en su momento lo planteó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Aunque no se proporcionó copia de los acuerdos, se indicó que en la firma participaron más de cien organizaciones, que contiene 180 puntos y que ya hay avances en por lo menos 42 de ellos.