Saldo blanco durante el primer lunes del Cerro

Las tradicionales chirimías precedieron a la primera delegación: las Chinas oaxaqueñas quienes bailaron los alegres sones del Jarabe del Valle, con las características marmotas.
La fiesta comenzó en punto de las 10 de la mañana.
La fiesta comenzó en punto de las 10 de la mañana. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

El 82 aniversario de la fiesta de la Guelaguetza, que es considerado como la fiesta étnica más importante en América Latina, reportó un saldo blanco, y una asistencia de poco más de 30 mil espectadores, en sus dos presentaciones.

El encuentro étnico racial fue encabezado por el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, y por el cuerpo diplomático del país, además de algunos invitados especiales,  entre ellos la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) Rosario Robles que acudió en representación del Presidente Enrique Peña y la titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas Nubia Mayorga, además de algunas actrices y escritores.

En esta ocasión el evento folclórico fue “blindado”’ con la presencia de 2 mil elementos de la Secretaría de Seguridad Pública,, que resguardan el inmueble ante cualquier eventualidad.

Los elementos policíacos instalaron desde arcos eléctricos, utilizaron detectores de metales y hasta perros policías para evitar cualquier tipo de desmán durante el festejo.

El Comisionado de la Policía Estatal Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla, informó que  durante el inicio de las fiesta oaxaqueñas se reportó un saldo blanco, la totalidad los asistente a las dos presentación lograron ingresar y salir del evento sin contratiempo alguno.

Mencionó que solo hubo un desmayado y dos  lesionados por torceduras en dentro de la sede del auditorio Guelaguetza, -una mujer de 50 años que sufrió de la presión y dos bailarines que perdieron el equilibrio en la pista de baile-.

La edición 80 de la Octava del Lunes del Cerro inició bajo un himno solemne el cual  forma parte de los cultos populares a la Virgen del Carmen, razón por la que se celebra los dos lunes más cercanos a la festividad católica de esta advocación mariana.

Las tradicionales chirimías precedieron a la primera delegación: las Chinas oaxaqueñas quienes bailaron los alegres sones del Jarabe del Valle, con las características marmotas, canastos de flores y faroles, que son parte también de la calenda que precede a la fiesta principal.

El clímax llego con la Canción Mixteca del oaxaqueño, José López Alavés,  que logró que la audiencia  ondeara su sombrero de un lado al otro en el aire.

Sensación también causaron la cadencia de las mujeres de Tuxtepec y su Flor de Piña, con su colorida vestimenta, arrancaron aplausos y la algarabía total.

Sus hermosos trajes multicolores, la majestuosidad de su baile y el porte de sus mujeres con la piña en el hombro, fueron motivo de una entrega total del público.

Los bailes fueron cerrados por la cadencia las costeñas de Pinotepa Nacional, un pueblo que ha sido golpeado por la fuerza de la naturaleza, y que se ha levantado de temblores y huracanes y que esta vez demostró su grandeza con las destrezas, carisma y agilidad  de sus danzantes.

El gobernador Gabino Cué, festejo que las fiestas más importante de Oaxaca, no haya sido blanco de protestas ni manifestaciones.

En tanto el Secretario de Turismo y Desarrollo Económico José Zorrilla, reportó que la capital obtuvo en el inicio de su fiesta de Guelaguetza una ocupación hotelera del 97 por ciento, lo que implico el arribo a la Ciudad de Oaxaca de más de 160 turistas.

Claves

El festejo del lunes del cerro fue desarrollado en la sede del auditorio Guelaguetza, que sufrió de daños a consecuencia de una venida de viento extraordinaria y atípica que rompió parte de su velaría, misma que fue sujeta de reparaciones validadas por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México.