Guachochi y Los Obispos son seguros: Duarte

El gobernador de Chihuahua calificó como “atrasada” la alerta que emitió el Departamento de Estado de EU de no viajar a la zona serrana del estado. 

Chihuahua

El gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, calificó como una noticia retrasada la alerta que emitió el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el cual advirtió a los norteamericanos sobre los riesgos de viajar a éste y a otros estados del país.

“Hoy la seguridad en la región de la sierra Tarahumara (señalada en la alerta) es mucho más sólida afortunadamente y la alerta que emitió Estados Unidos para que sus habitantes no acudan a esta zona del estado es una noticia retrasada.

“Tiene un contraste esta declaración, ya que es una noticia muy retrasada, cuya situación actual es mucho muy diferente a lo que sucedió anteriormente”, reiteró el mandatario estatal, al ser entrevistado sobre el llamado lanzado por EU.

Durante la entrevista que ofreció en el Palacio de Gobierno, el mandatario recordó que sin duda hubo eventos que se lamentaron ya hace algunos meses, pero que en la actualidad, de acuerdo a las autoridades municipales de Guachochi y de los Obispos serranos, el cambio es diametralmente opuesto:

“Podemos escuchar la declaración del presidente municipal de Guachochi, acabo de estar con el obispo y con todos los clérigos de la diócesis que están en todas las regiones de la sierra y la verdad es que han cambiado diametralmente las circunstancias”, dijo.

En cuanto a las desapariciones de personas en Cuauhtémoc, Chihuahua, sostuvo que este es un tema que se arrastra desde hace 10 años, ya que la zona se ha identificado como de alto conflicto, por lo que es atendida con todo el poder del Estado.

“Estaremos trabajando para seguir trabajando en esa circunstancia que se ha dado en esa región del estado: la problemática no solo era Cuauhtémoc, era Guadalupe y Calvo, Parral, Camargo, Ojinaga, Juárez, y ya no, afortunadamente”, apuntó.

En tanto, el gobierno norteamericano, al advertir sobre los delitos de alto impacto que se cometen en varias partes del país, donde destacó las balaceras y los enfrentamientos entre miembros del crimen organizado, lanzó su advertencia.

“En algunos lugares, las organizaciones criminales han erigido sus propios puestos de control no autorizados, a veces llevando la policía y los uniformes militares, y han matado o secuestrado a los automovilistas que no han podido parar en ellos”, apunta.

Por ello, el Departamento de Estado impone restricciones a los viajes de los empleados del Gobierno de Estados Unidos en México, exhortándolos a transitar de “día” por las carreteras entre Hermosillo y Nogales, Ciudad Juárez-Chihuahua, Palomas-Chihuahua y Nuevo Casas Grandes-Chihuahua.

“Crimen y la violencia siguen siendo problemas graves en todo el estado de Chihuahua, sobre todo en la parte sur del estado y en las montañas de la Sierra, incluyendo las Barrancas del Cobre”, resaltó el gobierno de Estados Unidos.