Grupo México no informó del derrame en río Sonora

Faltó supervisión de la minera, lo que amerita sanciones estrictas, informa la dependencia; asegura la firma que responderá por daños ambientales.
En los primeros 80 kilómteros se detectó la presencia de metales no aptos para el consumo humano.
En los primeros 80 kilómteros se detectó la presencia de metales no aptos para el consumo humano. (Héctor Téllez)

Sonora

A pesar de que la empresa Grupo México supo desde el principio sobre el derrame de contaminantes en el río Sonora, no informó sobre la situación, afirmó César Lagarda, director del organismo de cuenca noroeste de la Comisión Nacional del Agua.

El funcionario federal advirtió que existió una falta de supervisión por parte de la minera, lo que amerita sanciones estrictas.

“Ni siquiera es una anomalía, es una falla. La responsabilidad es ciento por ciento de la empresa. Ellos son los depositarios, responsables de la calidad de las obras, de su operación.

“Repruebo totalmente que hayan tenido una falla porque son especialistas en esto, evidentemente hay una falta de supervisión y que no hayan dado aviso oportuno de lo que sucedió eso califica con sanciones severas, tan severas que ya estamos imponiendo multas y vamos a revisar todas las instalaciones”, indicó.

El funcionario señaló que el derrame de la mina Buena Vista del Cobre, ocurrido el pasado 6 de agosto, contenía metales pesados como aluminio, arsénico, fierro y níquel en niveles por encima de la norma, los cuales ya alcanzan más de 200 kilómetros en el cauce de este río. En el caso de aluminio se encontraron 1.78 miligramos por litro, cuando el límite permitido son 0.02.

No obstante, precisó, las constantes lluvias de los últimos días han permitido la dilución paulatina de los contaminantes, por lo que esperarán un par de días más para continuar con labores más profundas de mitigación, lo cual, añadió, no significa que la emergencia haya pasado.

“En los primeros 80 kilómetros detectamos la presencia de metales que no son aptos para consumo humano, pero a medida que hemos dado seguimiento y sobre todo con el pH que arroja de manera inmediata, nos hemos dado cuenta que se ha ido diluyendo esta concentración porque el río Sonora está recibiendo lluvias, aportaciones importantes de arroyos en el camino, entonces esperamos que en los próximos días las siguientes muestras arrojen resultados donde los metales estén dentro de la norma”, expuso.

El funcionario federal explicó que existen alrededor de 20 pequeños pozos a las orillas del afluente del río Sonora que, hasta ahora, no han registrado afectaciones gracias a las medidas de contención, como la suspensión de las labores de bombeo.

Lagarda insistió en la responsabilidad de la empresa, ya que en la minera se muele mineral y se procesa con químicos que son reciclados, procedimiento que falló.

Dos días después del derrame, la corriente del río Bacanuchi, que desemboca en el río Sonora, en el municipio de Arizpe, apareció amarilla y pestilente, lo que provocó alerta entre la población.

Lagarda precisó que iniciaron un proceso contra la empresa, con multas que podrían ir desde el millón hasta los 300 millones de pesos.

“Tiene cinco días para entregarnos su plan de trabajo, deberán contratar una empresa especializada que evalúe el daño ambiental, el daño al cuerpo de agua y su vida. Luego tiene que presentar un programa de muestreo de las aguas superficiales cada 15 días durante cinco años y de las aguas subterráneas, entre otros”, explicó.

En tanto, el delegado de la Profepa en Sonora, Jorge Carlos Flores, dijo que es necesario esperar a que los contaminantes se diluyan para evaluar de manera más completa el impacto en el medio ambiente.

LLUVIAS

El vicepresidente de Relaciones Internacionales de la empresa Grupo México, Juan Rebolledo, dijo en entrevista con Joaquín López Doriga en su noticiero de radio que las lluvias en la región provocaron el derrame de químicos.

Sin embargo, aclaró que el grupo asumirá la responsabilidad por los daños ambientales.

“Esta obra en particular no estaba en operación, estaba en construcción, por lo tanto cuando vienen las lluvias sí hubo la afectación efectivamente. Rebasaron los represos y se salió y fue a dar al río. Debo aclarar que el río está a más de 8 kilómetros de distancia, no es inmediatamente después ni mucho menos que esté cerca, era también la fuerza del agua”, detalló.

“Todo aquello que tenga que ver con el impacto que se tuvo desde luego que lo vamos a atender eso sin duda. Será también factor de conversación y que se hagan las decisiones de las autoridades en qué medida y en qué manera. Eso es parte del trabajo”, agregó.