Golpean preventivos de Tixtla a hijo de policía comunitario

Agustín González Salmerón, de 15 años, denunció que los uniformados lo obligaron a bajarse del vehículo que manejaba y lo agredieron fisicamente junto con su cuñado.
Agustín González Salmerón de 15 años, es alumno del Colegio de Bachilleres y es hijo de un policía comunitario.
Agustín González Salmerón de 15 años, es alumno del Colegio de Bachilleres y es hijo de un policía comunitario. (Rogelio Agustín Eeteban)

Guerrero

A culatazos y patadas, elementos de Seguridad Pública de Tixtla golpearon a un estudiante del Colegio de Bachilleres, solo por ser hijo de un Policía Comunitaria (PC).

Agustín González Salmerón, alumno del Cobach ubicado en Tixtla, tiene 15 años de edad y señaló que aproximadamente a las 18:00 horas del lunes 17 de marzo, él y su cuñado regresaban de la comunidad de Ojito de Agua, iban la altura del internado Adolfo Cienfuegos cuando una patrulla de la Policía Preventiva los siguió y posteriormente les cerró el paso.

Tras forzarlo a detener la marcha de la camioneta que manejaba, los preventivos le dieron un par de bofetadas, le doblaron los brazos hacia la espalda para someterlo de cara a las redilas.

El que se asumió como comandante del grupo le propinó un culatazo para evitar que reaccionara, acto seguido lo esposó y le golpearon la pierna, enseguida le dijo que de esa manera le deberían bajar a las acciones de la Policía Comunitaria (PC).

Explicó que los uniformados revisaron la unidad con la intención de verificar si portaba un arma de fuego, el estudiante les señaló que quien formaba parte de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) es su papá, Abel González Bernal, pero que él está completamente al margen de dicho sistema de seguridad y sus actividades.

"Me agarraron de los cabellos, me golpearon sobre la camioneta y ya en la barandilla siguieron con lo mismo, mientras me preguntaban datos también golpearon a mi cuñado", anotó.

Explicó que los uniformados buscaban un cojín para golpearlo con una tabla y que esta no dejara marcas, pero Agustín González les señaló que era menor de edad.

Solamente estuvo en la barandilla quince minutos, durante la retención cuestionó sobre el delito que le imputaban, lo que nunca le respondieron los agresores.

Aunque en la detención participaron por lo menos cuatro patrullas, los participaron en la golpiza solamente fueron tres, el adolescente asume que reconoce de vista pero no que no los identifica por nombre.

La tarde del martes 18 de marzo, el estudiante y su madre acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum) para presentar una queja, en donde mostró las lesiones que le provocaron los policías y presentó su testimonio.