Positivo envío de Gendarmería Nacional a Tierra Caliente

El alcalde de Cutzamala dijo que todo esfuerzo por restablecer la tranquilidad en esta parte de la entidad es bueno y celebró que no sea un grupo de choque como se planteó en 2006.

Chilpancingo

El alcalde de Cutzamala, Isidro Duarte Cabrera consideró como positiva la decisión de enviar personal de la Gendarmería Nacional a la Tierra Caliente de Guerrero, ya que la región tiene varios años sumergida en un clima de violencia que paraliza el crecimiento de sus principales actividades productivas.

Duarte Cabrera sostuvo que en la zona económica en que se ubica Cutzamala de Pinzón, el anuncio hecho por el gobernador Ángel Aguirre Rivero se recibió con buenos ojos.

Indicó que todo esfuerzo por restablecer la tranquilidad en esta parte de la entidad es bueno, sobre todo cuando la Gendarmería no implica un modelo de choque, como el que puso en marcha el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa durante los primeros días de su mandato, en el año 2006.

"Vemos que no se trata de meter fuego para combatir al fuego, en el gobierno federal pasado tuvimos más de 70 mil muertes relacionadas con el combate al crimen organizado que desató el ex presidente Calderón, de tal suerte que desatar una situación similar sería un error muy grave", aseveró.

Recordó que hasta el año 2005, antes de que iniciara el sexenio de Calderón Hinojosa, la Tierra Caliente era una región echada para adelante en materia de Desarrollo Rural y Económico, actividades como la agricultura, ganadería y pesca parecían consolidarse con pocos esfuerzos institucionales, pues eran los ciudadanos organizados en pequeñas cooperativas o de manera individual los que impulsaban proyectos exitosos.

Con la guerra contra el narcotráfico del Calderonismo la situación social se complicó, las inversiones se detuvieron, muchos negocios cerraron y la producción en los ranchos entró en una etapa de parálisis.

"Hoy tenemos una región en una verdadera bancarrota", dijo el alcalde de filiación perredista.

Aunque todavía no se tiene absoluta certeza respecto al modelo de trabajo que impulsará la Gendarmería, dijo que la expectativa es que contribuya de buena manera para la estabilización de la zona.

Indicó que actualmente existe una situación de abandono en la región por parte del Gobierno de la República, razón por la que hace falta impulsar acciones que vayan más allá del envío de cuerpos policíacos.

"Se deben reorientar las políticas públicas para revertir el rezago y la exclusión social, necesitamos promover acciones que detengan este proceso de desintegración social que padecemos desde 2006, de lo contrario la inconformidad colectiva crecerá", aseveró.