Garantiza Cué seguridad en cambio de poderes en 570 municipios

Inconformes amenazan con tomar sedes de ayuntamientos para boicotear la ceremonia. En 10 municipios más deberá nombrar a encargados de despacho al no  haber condiciones para comicios.

Oaxaca

El gobierno del estado ofreció garantías para que el próximo 1 de enero se desarrolle de manera tersa, tranquila y pacífica el cambio de poderes en al menos 570 municipio, entre ellos 418 regidos bajo el sistema de usos y costumbres a pesar de que en cinco de ellos, grupos de inconformes con los resultados electorales, amenazan con tomar las sedes de sus ayuntamientos para boicotear la ceremonia de cambio de poderes.

En otros 10 municipios la Cámara de Diputados local tendrá que nombrar administradores provisionales al no existir condiciones para desarrollar elecciones democráticas y elegir libremente a sus autoridades electas.

El Secretario general de Gobierno Alfonso Gómez Sandoval, no advirtió de focos rojos durante la toma de posesión de las autoridades electas, aunque visualizó algunos pormenores que se están buscando destrabar por la vía del diálogo, entre los que resaltó al menos dos casos entre ellos los conflictos que priva en Santa Lucia del Camino y Santiago Juxtlahuaca.

Aceptó que los municipios de Santa Lucia del Camino y San Dionisio del Mar recientemente se reportaron movilizaciones callejeras por una inconformidad por la no aceptación a un fallo de la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), a donde afirmó tendrá que haber respeto a las resoluciones dictadas por los órganos jurisdiccionales .

"Los triunfos aunque sea por un voto se tienen que empezar a respetar en Oaxaca, porque ello es parte de la nueva realidad política y social que vive la entidad y la regla de oro de la democracia que pide respetar la victoria aunque sea por la mínima diferencia".

Precisó que a los grupos en pugna se le ha ofrecido una mesa de diálogo para lograr su integración plural a los cabildos que habrán de asumir funciones el próximo 1 de enero en dichas municipalidades, privilegiando sobre cualquier negociación los principios de certeza y legalidad.

Adelantó que el mismo mecanismo de conciliación se utilizará en el resto de municipios donde hay inconformidades por los resultados electorales.

"Tenemos abierta una mesa permanente con la presencia de todos los partidos políticos para dimir todos los conflicto de orden postelectoral".