Con desaparecidos, elecciones y corrupción Guerrero comienza 2015

El año 2014 dejó marcado al estado: casos de corrupción, indolencia, criminalidad, licencia del gobernador y la desaparición de 43 normalistas. Además este año habrá elecciones para gobernador. 
En el Monumento a la Revolución se realizó un mitin y los manifestantes mostraron carteles pidiendo a las personas unirse a la causa.
En el Monumento a la Revolución se realizó un mitin y los manifestantes mostraron carteles pidiendo a las personas unirse a la causa. (Reuters)

Chilpancingo

Actos de indolencia gubernamental ante la tragedia generada por la naturaleza, organizaciones criminales que matan, desaparecen personas y desplazan pueblos completos. Pragmatismo político, ajustes en la estructura del poder y un conflicto social sin visos de solución, son parte del legado que 2014 deja para un 2015 que nace en medio de la polarización.

Si bien el conflicto generado por los ataques de la Policía Municipal de Iguala contra estudiantes, deportistas y ciudadanos comunes marcaron la agenda política y social para Guerrero, antes hubo hechos que generaron conmoción y que deben tomarse en cuenta al momento de hacer una evaluación respecto al año que finaliza.

La violencia en los penales

El 2014 comenzó en un contexto de violencia generado en los centros penitenciarios de Iguala, Chilpancingo y Acapulco que generó un saldo de por lo menos nueve muertos, entre ellos Ismael Ocampo Alvarez, mejor conocido como La Naila y quien lideraba al crimen dentro del penal de Tuxpan.

De acuerdo a los reportes policíacos, un grupo de pistoleros se hizo pasar por elementos de la Policía Ministerial (PM) para ingresar al penal la madrugada del 6 de enero.

El argumento fue que llevaban un detenido para ingresarlo al área de procesados.

Una vez dentro, los agresores se dirigieron al área de reos y atacaron a una célula de delincuentes, que controlaba el penal, entre ellos estaba el supuesto líder, Ismael Ocampo.

La incursión fue repelida por los custodios de cargo que abatieron a los agresores.

14 presos fueron trasladados al penal de Acapulco por seguridad, sin embargo al llegar a las cruces fueron atacados a golpes y tres de ellos murieron.

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) inició una investigación que hasta el momento no reporta resultados.

El jineteo de las despensas

En enero de 2014, el hallazgo de una bodega con más de 10 mil despensas costó la separación del cargo a Constantino González Vargas, quien fuera subsecretario de Protección Civil del Gobierno estatal.

Casi un mes después, el 13 de febrero, en el almacén del DIF-Guerrero se encontraron varias toneladas de ayuda que diferentes gobiernos, instituciones y organismos no gubernamentales mandaron a Guerrero para respaldar a miles de damnificados por la tormenta tropical Manuel.

Por tratarse del organismo que presidía Laura del Rocío Herrera, esposa del gobernador con licencia, Angel Aguirre Rivero, el aparato estatal se movilizó para tratar de ocultar el hecho, que captó la atención de todos los medios de comunicación del país.

La Contraloría General del Estado (CGE) inició una investigación que nunca presentó avances, de hecho, trató de negar el hallazgo y de culpar a los medios de haber manipulado las imágenes de unas cuantas cajas de ayuda en existencia.

La versión oficial del hecho dejó mal parada la imagen del ex contralor Antonio Arredondo Aburto, quien todavía intentó pasar a la titularidad de la Auditoría General del Estado (AGE).