¿Quién es Marco Vinicio Aguilera?

Actual secretario de Gobierno de Michoacán, se perfila como el sucesor de Fausto Vallejo para concluir el mandato hasta la elección del próximo año.

Ciudad de México

Marco Vinicio Aguilera, quien fuera enlace subsecretaría de Enlace Legislativo y Asuntos Registrales, antes de ser nombrado secretario de Gobierno, se perfila como el sucesor de Fausto Vallejo, quien ayer anunció que se retira del gobierno de Michoacán para atender su salud.

Aguilera, licenciado en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, cuenta con diversos diplomados en derecho empresarial y derecho corporativo internacional.

Fue consejero electoral propietario del Comité Distrital Electoral de Morelia Sureste (2001); se desempeñó como agente del Ministerio Público adscrito a la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, en los distritos judiciales de Morelia y Uruapan entre 1990 y 1992.

Fue abogado interno en Michoacán de la institución de Crédito Banco Internacional, Grupo Financiero Bital (1993–2000), entre otros cargos.

En la administración de Fausto Vallejo, se desempeñó primero como subprocurador regional de Morelia, luego como titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado, después enlace subsecretaría de Enlace Legislativo y Asuntos Registrales y hoy actual secretario de Gobierno.

El 7 de abril, Fausto Vallejo designó a Marco Vinicio Aguilera encargado del despacho de la Secretaría de Gobierno, en sustitución de Jesús Reyna, quien fue detenido y arraigado por 40 días por su presunta complicidad con grupos del crimen organizado.

El 1 de mayo, Vallejo Figueroa ratificó en el cargo a Vinicio Aguilera, sin embargo, fue hasta el día 6 se oficializó.

El mandatario estatal tomó tal atribución con base en las facultades que le confiere la Constitución Política de Michoacán.

La oficialización de Marco Vinicio Aguilera Garibay como secretario de Gobierno de Michoacán ocurre en la misma semana  en que Fausto Vallejo Figueroa dio a conocer que nuevamente será sometido a evaluaciones médicas, tras de un año de que fue intervenido por un presunto trasplante de hígado, que le obligó a separarse del Ejecutivo estatal por seis meses.