Fallecen seis en tres ataques a normalistas

Confirman que entre las víctimas fatales se hallan un jugador de un equipo de futbol de Tercera División, el chofer del autobús que lo transportaba y un ama de casa que viajaba en un taxi.

Iguala

La Procuraduría de Justicia estatal informó que tres ataques a balazos cometidos por policías preventivos de Iguala y civiles armados dejaron seis muertos; entre las víctimas hay tres estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, un futbolista de Tercera División, el chofer del autobús en que viajaba su equipo y un ama de casa.

En los hechos hubo por lo menos 17 heridos de bala, entre ellos el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres, Alfredo Ramírez García, quien recibió impactos en brazos y piernas.

Desde la mañana del viernes, alrededor de 150 estudiantes de la Normal llegaron a la cabecera de Iguala para reunir dinero y financiar la marcha del 2 de octubre.

La actividad coincidió con el  segundo informe de labores de la presidenta del DIF, María de los Ángeles Pineda de Abarca.

El acto en el ayuntamiento culminó casi de manera simultánea con la retirada de los normalistas, que avanzaron sobre la avenida Juan N. Alvarez rumbo al Periférico, para de ahí buscar la salida hacia Chilpancingo.

Habían tomado tres autobuses de transporte foráneo, por  lo que fueron interceptados por varias patrullas de la policía preventiva municipal, quienes les marcaron el alto, pero los jóvenes no se detuvieron.

Fue entonces cuando los uniformados abrieron fuego contra las unidades, lo que provocó una estampida de los estudiantes
—quienes se internaron en las calles para buscar refugio— mientras los propietarios de los negocios en la zona cerraban sus cortinas.

En el primer ataque los dirigentes de Ayotzinapa reportaron cinco heridos, cuatro con rozones de bala y uno con una ojiva alojada en la cabeza, quien pese a ser hospitalizado de urgencia falleció.

A las 21:30 horas, los uniformados se dieron a la tarea de buscar a los normalistas en las colonias del centro. En el retén de la entrada sur los preventivos que, de manera permanente vigilan la entrada y salida de vehículos, dejaron pasar un autobús de la empresa Castro Tours, en el que iba el equipo de futbol Los Avispones.

Cuando recibieron la alerta relacionada con la huida de los estudiantes de Ayotzinapa, un grupo se desprendió a toda marcha y los alcanzó en el poblado de Santa Teresa.

Los uniformados no iban solos, testigos presenciales sostienen que los acompañaban civiles armados, quienes, al tener en la mira el autobús de turismo, se le cerraron y accionaron sus armas, la mayoría rifles calibre R-15.  

La unidad terminó con poco más de 400 impactos de bala, el chofer Víctor Manuel Lugo Ortiz recibió uno en la cabeza y, aunque fue trasladado al hospital general, murió cuando se le atendía.

David Josué García Evangelista, jugador de solo 15 años, murió desde los primeros impactos.    

Los agresores dispararon a discreción y en forma desordenada, por eso las balas alcanzaron a Blanca Montiel Sánchez, quien viajaba en un taxi y murió antes de recibir los primeros auxilios.

TIROS EN CONFERENCIA

Aproximadamente a las 00:00 horas del sábado, los estudiantes de Ayotzinapa convocaron a una rueda de prensa en la esquina que forman las avenidas Juan N. Alvarez y Periférico, donde se suscitó el primer ataque.

Ellos mismos preservaron la zona con piedras acordonadas para evitar que se perdieran las ojivas detonadas por los preventivos.

Hablaban con reporteros de varios medios, cuando un grupo de civiles se apostó en la acera de enfrente y disparó rifles de asalto en diferentes ocasiones.

Estudiantes y reporteros se dispersaron rápidamente para ponerse a salvo, después se dieron cuenta de que en el lugar quedaron tirados dos alumnos de nuevo ingreso.

:CLAVES

CONDOLENCIAS

La Tercera División Profesional, de la Federación Mexicana de Futbol, lamentó lo ocurrido en Iguala y exigió a las autoridades el pronto esclarecimiento de los hechos.

El alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velásquez, decidió suspender su segundo Informe de labores, tras la jornada violenta que dejó un saldo de siete personas muertas.

El mediodía del sábado, el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, recibió en las instalaciones del ayuntamiento a los jugadores y cuerpo técnico de Los Avispones.