Fallece "Invictus" tras un ataque al corazón

El oso murió luego de resistir tres operaciones para reconstruirle la quijada ya que sufrió maltrato animal en un circo de Yucatán
Oso
Vivió sus últimos meses en el Bioparque Convivencia Pachuca (René Soto)

Pachuca, Hidalgo

El oso negro "Invictus" al que le colocaron un implante de mandíbula, tras ser rescatado de un circo, falleció esta madrugada a causa de un paro cardiorrespiratorio.

"El corazón del úrsido- del cual no se pudo determinar su edad exacta- no resistió pese a los esfuerzos de sus veterinarios y del personal capacitado que lo atendía en el área de cuidados del Bioparque Convivencia Pachuca", informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

En un comunicado, la Procuraduría subrayó que la atención a Invictus es un ejemplo de la suma de esfuerzos entre autoridades y sociedad civil por redignificar la vida animal, ya que el oso fue rescatado después de ser víctima de maltrato extremo durante su estancia en el circo "Harley Circus" de Mérida, Yucatán.

Fue en marzo pasado cuando la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró a este ejemplar de Oso Negro (Ursus americanus), así como a dos felinos (un Tigre de Bengala y un León Africano) y tres ejemplares de Mono Araña.

El Oso fue encontrado sin maxilar inferior, el cual le fue extirpado por sus propietarios, situación que le impedía ingerir alimento sólido y beber agua.

Dichos ejemplares presentaban un evidente estado de maltrato, por lo que la PROFEPA sancionó al responsable del espectáculo con una multa de $700,488.90 M.N. (setecientos mil cuatrocientos ochenta y ocho pesos 90/100 moneda nacional).

Ademas, la autoridad ambiental revocó la autorización como Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) y se interpuso denuncia penal.

En tanto, Invuctus permaneció bajo los cuidados y el tratamiento de especialistas en la Unidad de Rescate, Rehabilitación y Reubicación de Vida Silvestre Bioparque Convivencia Pachuca, ubicada en el estado de Hidalgo, donde fue sometido a una cirugía para reconstruirle la quijada.

El pasado 19 de julio, un equipo de profesionistas intervino la mandíbula inferior del oso colocando dos barras de titanio. La cirugía fue exitosa y 48 horas después de la intervención ya era capaz de gruñir, masticar alimento y beber agua.

Durante su estancia en Bioparque, el Oso fue sometido a tres cirugías mayores para reconstruirle la mandíbula. Participaron más de 30 especialistas, entre ellos, tres maxilofaciales voluntarios. Tan sólo en una de las intervenciones quirúrgicas se utilizaron 78 injertos para cubrir el maxilar inferior.

La Profepa bautizó al oso negro con el nombre de Invictus en alusión al poema del escritor William Ernest Henley.