Expulsan serranos de Filo Mayor convoy de la Policía Federal

Pobladores de ese lugar denunciaron que los federales revisaban lascivamente a las mujeres en Campo de Aviación, además los acusaron de estar coludidos con la delincuencia organizada.

Guerrero

Pobladores de la Sierra del Filo Mayor expulsaron a un convoy de la Policía Federal integrado por nueve patrullas, un Tsuru sin logotipos ni número de la corporación y unos 70 elementos.

La jornada del martes 21 de enero un convoy de la Policía Federal llegó a la Sierra del Filo Mayor por un camino de terracería que une a la zona con la comunidad de Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo.

Los habitantes comentaron que esta vía de difícil acceso es conocida únicamente por los pobladores.

Por ello, les pareció sospechoso que la Policía Federal transitara sin dificultad por una ruta desconocida.

Cuando los federales llegaron al poblado de Campo de Aviación, los habitantes se manifestaron contra ellos y los expulsaron.

Las patrullas avanzaron sierra abajo y atravesaron varios poblados, en los que también pasaron de largo ante la inconformidad de la población.

Al llegar a la comunidad de Los Morros, los habitantes increparon a los policías, los acusaron de estar coludidos con la delincuencia organizada y les reclamaron que en su última incursión a la sierra allanaron y robaron varias viviendas, además de tocar lascivamente a las mujeres.

En un video de siete minutos grabado por uno de los pobladores, se ve a las nueve patrullas de la Policía Federal, 70 elementos y un Tsuru blanco que los guiaba pero que no portaba ningún distintivo de la corporación.

"¡Fuera, fuera, aquí no los queremos!", gritaron decenas de pobladores.

"¡No queremos que nos vengan a robar las cosas!", insistieron durante varios minutos los habitantes de la sierra.

Al verse acorralados, el comandante a cargo de la agrupación pidió diálogo con los pobladores.

"Cuando se desató la tormenta en estas comunidades la Policía Federal anduvo patrullando", respondió el uniformado a los gritos de rechazo.

Sin embargo, su afirmación fue desmentida por los vecinos de la sierra, quienes les recordaron que en su última incursión allanaron decenas de viviendas, se robaron electrodomésticos y "manosearon" a las mujeres.

También recordaron que días atrás llegó un destacamento de la Marina Armada de México con 10 camionetas "cargadas de sicarios".

Por ello, exigieron a los federales que se quitaran las capuchas y revelaran su identidad, para corroborar que no se trataba de delincuentes encubiertos.

"Quítense las capuchas, luego vienen sicarios disfrazados", exigieron.

La petición no fue acatada por los federales, quienes se rehusaron a descubrirse el rostro.

Ante la negativa de los policías, los pobladores de la sierra les reclamaron que días atrás un grupo de federales ingresó a un domicilio, de donde sacó a unos jóvenes y les quitaron tres radios.

"¿Con que autoridad se meten a las casas?, destapense la cara, aquí no los queremos rateros, regresen los radios, ya no los queremos ver aquí pinches ratas, aquí no los queremos pinches zopilotes", expresaron los pobladores.

Los policías federales optaron por retirarse del lugar.

"¡Vamos a quitarles el Tsuru!", gritó uno de los pobladores, al considerar que se trataba de infiltrados de la delincuencia organizada que comandaban la operación de los federales.

El automóvil resultó sospechoso por no tener ninguna identificación que lo acreditara como vehículo oficial.