Exhiben a docentes de la CNTE cobrando multas a papás por no ir a protestas

Un padres de familia en Oaxaca grabó un video en donde se aprecia cuando los profesores les exigen asistir a las movilizaciones de lo contrario deberán pagar una multa de 500 pesos.
Los docentes involucrados en presionar a los padres de familia son de la escuela primaria “Ignacio Zaragoza”.
Los docentes involucrados en presionar a los padres de familia son de la escuela primaria “Ignacio Zaragoza”. (Oscar Rodríguez)

Oaxaca

La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), desplegó brigadas en las comunidades rurales de Oaxaca para instigar a padres de familia a participar en sus protestas callejeras cobrando multas económicas a los que niegan a participar.

A través de un video difundido por una de los tutores agraviados se puede notar como una brigada de profesores de la CNTE acude a un domicilio de la comunidad de Santa Catarina Yosonotu, que se localiza en la zona de la Mixteca, para instigarlos a participar en sus protestas.

Les advierten que si se niegan a desobedecer la exigencia se les aplicaría multas económicas de hasta 500 pesos y 200 más por no asistir a sus juntas de organización.

Los docentes involucrados son de la escuela primaria "Ignacio Zaragoza" y en su reclamo advierten también que asumirían represalias contras los alumnos en los planteles.

Las brigadas de la CNTE son conformadas por cinco docentes que recorren los pueblos y tocan las puertas de los domicilios uno por uno a fin de sumar voluntad a presión a su movimiento.

Los profesores de la sección 22 de la CNTE cumplieron este lunes tres semanas de paro y de movilizaciones, y de 10 mil escuelas que empezaron incorporadas en el paro se han reabierto más de 9 mil, quedando aún mil en resistencia.

En cuanto al número de profesores incorporados a la movilizaciones bajo de 10 mil a mil trabajadores, por lo que los dirigentes e integrantes de la Comisión política han determinado lanzar convocatorias a organizaciones aliadas para fortalecer su fuerza de presión en las calles.

Recurrieron a la amenaza a los padres de familia y al hostigamiento, además de la instigación a participar a cambio de no pagar multas de 500 pesos.