Entregan apoyos a familias afectadas del Edomex por nevada

La carretera federal y la autopista México-Puebla ya está libre de hielo. Protección Civil del estado informó que la nieve en el Llano Grande y Río Frío alanzó hasta 20 centímetros de espesor.

Ixtapaluca

Autoridades municipales de Ixtapaluca, Estado de México, entregaron apoyos a familias de las comunidades de Río Frío, Llano Grande y Ávila Camaho, afectadas por la nevada registrada el jueves pasado, además realizan un censo de las casas cuyos techos resultaron dañados, para dotarles de láminas para la reconstrucción de sus viviendas.

La carretera federal y la autopista México-Puebla ya se encuentran liberadas de hielo.

A las faldas del volcán Popcatépetl aún continúan llegando cientos de familias para apreciar la nieve acumulada, con la que juegan, forman muñecos y se toman fotografías.

El director de Protección Civil y Bomberos de Ixtapaluca, Alejandro Garibay Arriaga, informó que el nivel de la nieve en las comunidades de Llano Grande y Río Frío alcanzó hasta 20 centímetros de espesor.

Señaló que las fuertes ráfagas de viento y la acumulación de nieve ocasionó daños en los techos de láminas y madera, principalmente en viviendas precarias de familias de escasos recursos ubicadas en las zonas de la parte alta del municipio.

Precisó que 158 casas de la comunidad de Río Frío y 60 de Llano Grande son las que resultaron afectadas, pues en algunos casos los techos de las viviendas precarias y de algunos puestos donde se expenden alimentos, se vinieron abajo.

Indicó que personal de Protección Civil y Bomberos, de Obras Públicas, de Seguridad Pública y del sistema municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) acudieron de inmediato la zona afectada para atender a la población, sin que registraran personas lesionadas.

Manifestó que a la población afectada se les apoyó con la entrega de colchonetas, cobertores, despensas y se les dotó de alimentos calientes, además de que cuadrillas de rescate retiraron la nieve acumulada en las viviendas.

Reconoció que la zona más afectada fue Llano Grande, donde se habilitó un comedor comunitario para entregar alimentos calientes a las personas, principalmente a niños y adultos mayores.

Resaltó que el plan de contingencia se mantendrá el tiempo necesario para atender a la población.

Refirió que tras la nevada se habilitaron albergues temporales en distintos puntos del territorio municipal, como delegaciones y auditorios, pero no fueron ocupados por los vecinos.

Personal médico del DIF atiende a los pobladores con consultas y en casos necesarios se les proporcionó a los vecinos los medicamentos.

Las autoridades municipales iniciaron el levantamiento de un censo de las personas que requieren apoyos, como láminas, debido a que tanto en las zonas de Río Frío como de Llano Grande hay muchas viviendas construidas con madera y techos de lámina.