Entregan evangélicos de Chenalhó predio a católicos que expulsaron

Jerarcas religiosos y representantes del gobierno de Chiapas atestiguaron el acto reconciliatorio al devolver el terreno donde estaba la iglesia San Pedro Apóstol.

Chiapas

Evangélicos del municipio de Chenalhó, Chiapas, entregaron a refugiados católicos a través de un acta, un predio por cuya disputa fueron expulsados violentamente 98 indígenas de la comunidad Puebla, miembros de "Las Abejas de Acteal".

Las 17 familias tzotziles que fueron expulsadas violentamente por la comunidad evangélica con filiación priista del ejido Puebla, se refugiaron en la comunidad de Acteal a partir de que fuera quemada la iglesia en el predio en disputa.

Luego de cuatro meses de desplazamiento, los desplazados regresaran en enero de este 2014 a cosechar el café en esa comunidad y del que dependen para subsistir, situación que causó tensión en la zona.

Este miércoles, jerarcas religiosos y representantes del gobierno chiapaneco atestiguaron el acto reconciliatorio.

Eduardo Ramírez Aguilar, secretario de Gobierno y Víctor Hugo Sánchez Zebadúa, subsecretario de Asuntos Religiosos firmaron como testigos de honor el acta de entrega recepción del predio donde se ubicó la iglesia San Pedro Apóstol, misma que podría ser reconstruida.

Ante Monseñor Enrique Díaz Díaz y el pastor Jacobo Hernández Hernández, representantes de las iglesias católica y Nacional Presbiteriana, respectivamente, quienes acudieron al acto, Ramírez Aguilar reconoció que este conflicto "no ha sido fácil (de resolver)", sin embargo, la entrega del terreno es un avance significativo.

Ramírez Aguilar sostuvo que evangélicos y católicos "estamos para hacer el bien", por lo que convocó a la comunidad evangélica a respectar el dictamen de la Secretaría de Gobierno para dar garantías a los católicos y que el templo pueda erigirse nuevamente.

El funcionario estatal aseguró que el gobierno del estado continuará trabajando en la comunidad indígena Puebla para solucionar los asuntos pendientes.

Los católicos pidieron la reparación del daño, debido a que en agosto de 2013 fueron quemadas sus viviendas y sus pertenencias destruidas, así como la iglesia.

El municipio de Chenalhó es recordado por el asesinato de 45 indígenas tzotziles miembros de las "Abejas de Acteal" (organización a la que pertenecen los católicos) el 22 de diciembre de 1997 tras una irrupción paramilitar durante el mandato el presidente Ernesto Zedillo.