Entre protestas asume rectoría ex titular de Salud de Chiapas

Estudiantes de Medicina y Derecho impidieron el paso a los invitados al nombramiento oficial de Carlos Eugenio Ruiz, como muestra de su desaprobación a lo que llamaron una imposición del rector ...
Universitarios consideran que la convocatoria para elegir al nuevo rector estuvo manipulada, por lo que protestaron
Universitarios consideran que la convocatoria para elegir al nuevo rector estuvo manipulada, por lo que protestaron (Hermes Chávez)

Chiapas

En sustitución de Jaime Valls Esponda, Carlos Eugenio Ruiz Hernández, hoy ex secretario de Salud de Chiapas, asumió la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), entre protestas y reclamos de la comunidad universitaria por su presunta imposición.

Miembros de las facultades de Medicina y Derecho interrumpieron por varias horas la sesión en la que se entregaría el nombramiento oficial a Ruiz, impidiendo el paso a los invitados como muestra de su desaprobación a lo que llamaron una imposición del rector saliente.

Aseguraron que el proceso de selección desde su convocatoria para definir a la nueva cabeza de la UNACH estuvo manipulada bajo los intereses personales del también ex alcalde de Tuxtla Gutiérrez y funcionario del gobierno de Juan Sabines.

Durante las últimas semanas en que Valls (hijo del recientemente fallecido ministro Sergio Valls) se mantuvo al frente de la máxima casa de estudios chiapaneca, las protestas de los estudiantes se acrecentaron, especialmente en la Facultad de Derecho ubicada en San Cristóbal de las Casas.

Simultáneamente, alumnos y catedráticos protestaron por la modificación de la Ley Orgánica de la UNACH, propuesta por el diputado Guillermo Toledo Moguel y aprobada en sesión privada un día domingo.

Durante la gestión de Ruiz Hernández como secretario de Salud de Chiapas, las denuncias por negligencias médicas y muertes maternas, llegaron incluso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El gobierno del estado debió pedir disculpas públicas por el deceso de una joven mujer indígena durante el parto, a quien luego de morir tomaron sus huellas digitales para fingir una firma (la víctima estaba alfabetizada) y deslindar a los médicos de su muerte.

Jaime Valls Esponda está entre el grupo de ex alcaldes de Tuxtla Gutiérrez que sumieron en una severa crisis económica por endeudamientos millonarios en la alcaldía, además de haber sido sancionado por favorecer monopolios durante su gestión municipal, entre otras irregularidades.