Encabezan marchas padres de los 43; hubo saldo blanco

Durante la manifestación en el DF por el Día del Trabajo llaman a impedir las elecciones.
Cientos de personas marcharon en el DF por el Día Internacional del Trabajo.
(Cuartoscuro)

México

La jornada de marchas por el Día del Trabajo, en la que padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa y la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) reiteraron su intención de boicotear los comicios, dejó saldo blanco, aunque en Oaxaca anarquistas quemaron la puerta de las oficinas estatales del PRI.

En Guerrero, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, maestros disidentes, padres de los 43 normalistas y policías comunitarios de Tixtla marcharon en Chilpancingo.

La movilización inició al mediodía en la estatua de El Caballito y congregó a los dos grupos de la Ceteg en disputa.

Al frente del contingente marcharon los familiares de los estudiantes de Ayotzinapa, seguidos por normalistas, integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias y organizaciones sociales. A su paso, los manifestantes quitaron propaganda de los partidos.

Horas antes, normalistas se apoderaron de varios camiones repartidores de alimentos, que tenían previsto incendiar, pero no lo hicieron.

En las inmediaciones del Congreso local encapuchados lanzaron petardos contra policías antimotines, en medio de llamados al orden. Ahí, policías comunitarios de Tixtla intercambiaron insultos con las fuerzas policiacas que resguardaban el lugar, sin que se enfrentaran.

En medio de llamados a la coordinadora a superar sus diferencia, Felipe de la Cruz, vocero de los padres de normalistas de Ayotzinapa, sostuvo que “duele reconocer” que la Fiscalía General del Estado y la PGR no “han dado resultados”.

En Oaxaca, anarquistas quemaron la puerta principal de las oficinas del PRI estatal y realizaron pintas en su fachada, mientras que un grupo de sindicalizados del gobierno oaxaqueño incendiaron ataúdes, uniformes y gorras frente a la sede del palacio de gobierno.

En la primera protesta, embozados que participaban en la marcha de la sección 22 de la CNTE pintaron la fachada de las oficinas estatales del PRI y quemaron su puerta con bombas molotov y gasolina.

En otro punto de la ciudad, trabajadores sindicalizados, inconformes con el último aumento salarial, marcharon y quemaron ataúdes y ropa frente a las oficinas de gobierno en demanda de la renuncia de su dirigente, Noé Cruz, a quien acusan de recibir sobornos del secretario de administración estatal, Alberto Vargas, para aceptar un incremento salarial de 4.2 por ciento y 2.8 a prestaciones.

En el DF, un contingente de familiares de los normalistas de Iguala encabezó una marcha en la que reiteraron su determinación de no permitir las elecciones.

En la movilización, que partió del Ángel de la Independencia, participaron un grupo de jornaleros de San Quintín, el Sindicato Mexicano de Electricistas, la CNTE, la Alianza de Tranviarios y otros.

En una concentración en el cruce de Reforma y Bucareli, el padre de uno de los estudiantes de Ayotzinapa, Melitón Ortega, aseguró que: “No se permitirá que se realicen los comicios en Guerrero. Hacemos el llamado para que se organicen para impedirlas desde donde estén”.

Además, exhortó a los guerrerenses a “no permitir que nuevamente lleguen los narcopolíticos y la delincuencia a los puestos de elección popular”.

Más tarde, el contingente arribó al Zócalo, donde las organizaciones sindicales les manifestaron su solidaridad y coincidieron en “la necesidad de echar atrás” las reformas estructurales.

Desde las 7:00 horas, un contingente del Congreso del Trabajo se concentró en el Zócalo, y al término del mitin, el líder de los ferrocarrileros afirmó que este año será para los trabajadores.

El secretario de Trabajo de la Confederación de Trabajadores de México, José Luis Carazo, dijo que es importante que las reformas estructurales se reflejen “de manera positiva en la casa de los trabajadores”.

Previo al mitin, al que no acudieron los líderes más representativos, cientos de sindicalizados realizaron el pase de lista, recibieron banderines, camisetas, una torta y un jugo.

También marcharon integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores desde el Eje Central hacia el Zócalo por “el reconocimiento” de los derechos de los obreros.

El Sindicato Independiente de Jornaleros recordó la situación laboral que se vive en San Quintín y urgió a cambiar estas condiciones laborales.

Asimismo estuvieron presentes integrantes del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, liderados por Francisco Hernández, quienes rompieron piñatas con logotipos de los partidos.

(Con información de: Rogelio Agustín, Oscar Rodríguez, Daniel Venegas, Elba Mónica Bravo y Stephanie Ochoa)

:CLAVES

ANUNCIAN PARO

En Oaxaca, un grupo de 10 mil médicos y enfermeras amagó con paro de labores en los 17 hospitales regionales y en más 250 clínicas rurales, piden diálogo con el gobernador Gabino Cué.

En Acapulco, el Movimiento Popular Guerrerense quemó figuras del presidente Enrique Peña Nieto, del secretario de Educación, Emilio Chuayffet y de aspirantes a la gubernatura.

Sin incidentes transcurrió la marcha de la CNTE por el Día del Trabajo, en la que se pronunciaron nuevamente por la derogación de la Reforma Educativa y por el respeto de la autonomía sindical.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]