En dos semanas informarán sobre videos del 26 de septiembre en Iguala

Padres de los 43 sostienen que son cruciales para conocer el destino de los desaparecidos y conocer la identidad de los responsables.

Chilpancingo

En dos semanas, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Robespierre Robles Hurtado informará a los padres de los 43 la situación que guardan los videos grabados la noche del 26 de septiembre de 2014 en las inmediaciones del Palacio de Justicia de Iguala, los que al parecer fueron destruidos por órdenes de la magistrada Lambertina Galeana Marín.

Los jefes de familia iniciaron una marcha del monumento del Nicolás Bravo, sobre la avenida de los Insurgentes con dirección al centro de la ciudad, acompañados de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, así como de su abogado Vidulfo Rosales Sierra.

Caminaron por las avenidas Insurgentes, Benito Juárez e Ignacio Ramírez, para después introducirse a la plaza central Primer Congreso de Anáhuac y concentrarse frente al antiguo Congreso local, en donde ahora funciona el Consejo de la Judicatura.

Hasta ahí llegó el presidente del Poder Judicial, Robespierre Robles, quien se presentó, saludó de mano y ofreció la instalación de una mesa de trabajo en las instalaciones del antiguo Congreso.

Aunque molestos porque al llegar las puertas cerradas, los padres y estudiantes aceptaron el gesto, por lo que ingresaron al inmueble y esperaron a que el personal de intendencia abriera las puertas de la sala de plenos.

Una vez instalados, el vocero de los padres, Melitón Ortega leyó un documento en el que se plantean varias peticiones cuya respuesta compete atender al Poder Judicial.

Recordó que la noche del 26 de septiembre de 2014, al menos 25 estudiantes viajaban en el autobús 1531 de la línea Estrella de Oro, alrededor de las 21 horas circulaban por el Palacio de Justicia, rumbo a la salida sur de Iguala cuando fueron interceptados por elementos de la Policía Preventiva y supuestos sicarios de Guerreros Unidos.

"Ellos ordenaron a los estudiantes que se bajaran, estos se negaron, por lo que policías y delincuentes de manera violenta, con palos que cortaron en el lugar bajaron a golpes a los estudiantes para posteriormente subirlos a las patrullas y llevarlos con rumbo desconocido", anotó.

Refirió que con base al informe denominado Investigación y primeras conclusiones de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, emitido por el Grupo Interdisciplinario de Especialistas Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), esos hechos fueron grabados por las cámaras de vigilancia del Palacio de Justicia de Iguala, pero cuando fueron requeridos por la entonces presidenta del TSJ, Lambertina Galeana Marín, ella respondió que los mismos habían sido destruidos.

"Esos videos son fundamentales para el esclarecimiento de los hechos, pues es una prueba que nos puede mostrar la identidad de los responsables y el posible destino de nuestros hijos, además de indicarnos el modo en que nuestros hijos fueron agredidos, por eso pedimos que se haga un rastreo para ubicar esos videos y se pongan a disposición de la Unidad Especializada de Investigación para el Caso Ayotzinapa, la cual está adscrita a la Subprocuraduría de derechos Humanos de la PGR".

En dos semanas, la respuesta del TSJ

El presidente del Poder Judicial, Robespierre Robles, indicó que fue al encuentro de los padres contraviniendo las recomendaciones de quienes le sugerían no atenderlos, por el riesgo de que podrían causar destrozos.

Mencionó en voz alta algunos nombres de los desaparecidos y sostuvo, que ellos representarán la vergüenza para todos aquellos servidores públicos que puedan, pero que no hagan nada por ayudar a encontrar la justicia que reclaman.

Reconoció que lo solicitado por los padres es competencia del Poder Judicial, razón por la que ofreció realizar el rastrero requerido, para saber que fue lo que sucedió con los videos.

Ante la posibilidad de que los videos reclamados hayan sido destruidos, Robles Hurtado anticipó: "Yo no voy a solapar a nadie, porque no seré cómplice y porque además, no voy a vivir con la vergüenza de haber nombrado a los desaparecidos y no haber hecho nada".

Indicó que el tema será trabajado a fondo: "Voy a ver todas las solicitudes que se hayan hecho por parte de PGR, de derechos humanos y de las dependencias locales como la Fiscalía General, para ver que respuesta se les dio y los haré público".

Enfatizó: "Yo no seré responsable de ocultar nada, no voy a ocultar información, no voy a sacarle al parche y atenderé cada una de las peticiones que están en nuestra competencia".

Encargó al administrador del TSJ, Rafael Cancino que apoye en la búsqueda de los videos, que prueben que desenlace tuvieron, lo que implica una investigación interna para en un término de dos semanas, dar a conocer los resultados a los padres y la sociedad.