En caso Cocula, Astudillo se pronunció porque se hagan bien las cosas

El gobernador del estado pidió que se haga justicia y se aplique la ley contra quien tenga que aplicarse, luego de que capturaran otra vez al edil de ese municipio por el presunto delito de ...

Acapulco

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores se pronunció porque las cosas se hagan bien en el caso del alcalde de Cocula, Erick Ulises Ramírez Crespo, quien fue aprehendido por la presunta comisión del delito de delincuencia organizada.

"Yo lo único que deseo como gobernador es que las cosas se hagan bien y que se respete todo el procedimiento que se tenga que seguir", comentó respecto a la orden de aprehensión que cumplimentó este martes la Procuraduría General de la República (PGR) contra el edil de Cocula.

El mandatario dijo que desconoce el expediente del caso y se negó a emitir algún juicio respecto a las investigaciones de la PGR que presuntamente vincularían al alcalde con el crimen organizado.

"Yo no deseo de ninguna manera que lo perjudiquen. Lo único que deseo como gobernador es que se haga justicia y se aplique la ley contra quien tenga que aplicarse", aclaró.

La aprehensión del alcalde de Cocula, Erick Ulises Ramírez Crespo se cumplimentó la tarde del martes 9 de febrero por agentes de la PGR, en un retén militar instalado sobre la carretera federal Iguala-Cocula.

Antes, el 29 de octubre de 215, el alcalde fue detenido por primera ocasión en el estado de Morelos.

Al momento de su detención se encontraba con Zenén Cassarubias Salgado, uno de los líderes principales del cártel Guerreros Unidos.

Ramírez Crespo pasó tres días en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en la Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y después cumplió un arraigo de 40 días.

En esa ocasión, el alcalde fue puesto en libertad el 11 de diciembre, porque no se encontraron elementos suficientes para consignarlo.

El 13 de diciembre regresó a Cocula, a donde fue recibido por amigos, familiares y simpatizantes, quienes celebraron una misa de acción de gracias, le cantaron corridos en los que hacían alusión a su inocencia y realización una marcha hasta la plaza central de la ciudad.

En los días posteriores, el jefe de cabildo aseguró que la suya era una libertad absoluta.

Explicó que Zenén Casarrubias lo citó en calidad de empresario, que desconocía que se trataba de un líder del crimen organizado y que buscaba concertar la construcción de una tienda departamental y un cine.