En Oaxaca lo único que crece es la pobreza: Solalinde

El sacerdote aseguró que “ya no le creo a ninguno de los candidatos y de buena fuente se que el voto costará mil 500 pesos”. 
Sacerdote Alejandro Solalinde, defensor de los migrantes.
Sacerdote Alejandro Solalinde, defensor de los migrantes. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

El cura defensor de migrantes, Alejandro Solalinde, aseguró que en Oaxaca lo único que crece es la pobreza.

El sacerdote cuestionó el gobierno de Gabino Cué y precisó que dos de cada tres oaxaqueños "están jodidos".

En su análisis hay más de mil 800 familias en Oaxaca en condiciones de miseria o pobreza extrema.

Calificó como una farsa la política social y lamentó que el llamado gobierno del cambio construido por el PAN y el PRD se haya tratado de dar al tole con el dedo a los oaxaqueños, lamentó que crezcan las fortunas personales de los colaboradores del gobernador Gabino Cué.

"Tienen razón lo que se dice en la prensa nacional" lo grave es que se diga en tiempos electorales donde se genera una acelerada y desmesura compra de conciencias con dinero público.

"Yo ya no le creo a ninguno de los candidatos y de buena fuente se que el voto costará mil 500 pesos".

Con respecto al caso Iguala, afirmo que el presidente Enrique Peña llevará tatuado toda la vida la desaparición de 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa.

Solalinde mostró su indignación por lo que él llamó "montaje de Estado" que el gobierno federal creó para cubrir la verdad, la que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) dio a conocer.

"El caso Ayotzinapa lo tendrá tatuado el Presidente para toda su existencia, jamás lo podrán borrar. El GIEI nos enseñó que la verdad oficial fue un montaje que mostró las mentiras que creó el gobierno de Peña Nieto, por eso no creemos en ellos, por eso nos duele mucho que este gobierno supo y sabe dónde están los jóvenes, no lo puede y no lo podrá ocultar", manifestó.

Para el clérigo, no todo está perdido en México, aunque el cambio no vendrá con los que están arriba, con los que ostentan el poder y creen que son propietarios del país, sino que el cambio vendrá con los de abajo, con los jóvenes y mujeres, así como los artistas comprometidos con la justicia y la verdad.

"Para lograr un cambio verdadero en México no son suficientes las manifestaciones, que no están mal, pero como pueblo debemos de hacer un frente común estratégico que nos una a nivel nacional.

Estamos convencidos que el cambio se va dar en 2018, porque no podemos seguir con el cinismo de los partidos políticos".

Asimismo reiteró su crítica al candidato de la alianza PAN-PRD José Antonio Estefan Garfias al que tildo de fascista porque acuso a los migrantes de ser los responsables de la inseguridad en la zona del Istmo.