En Navolato ganan hasta 3 mil pesos a la semana

Decidimos asentarnos en Sinaloa porque hay “buenas” condiciones laborales, aseguran los trabajadores.
De Guerrero y Oaxaca, la mayoría de los recolectores.
De Guerrero y Oaxaca, la mayoría de los recolectores. (Omar Franco)

Sinaloa

Mientras el conflicto de jornaleros en San Quintín, Baja California, se acentúa cada día, en otros campos agrícolas la situación y condiciones laborales son completamente diferentes, lo que ha llevado, incluso, a que los trabajadores decidan ya no regresar a sus lugares de origen y establecerse en una comunidad de campesinos.

Uno de estos casos ocurre en Navolato, Sinaloa, donde se pisca berenjena en las 53 hectáreas propiedad de la empresa Irgax de noviembre a abril.

En este periodo, los jornaleros, principalmente provenientes de Guerrero y Oaxaca, trabajan por tarea, la cual consiste en piscar tres zurcos —cada uno de 87 metros— por 75 pesos.

En promedio, los trabajadores del campo tardan una hora en completar esta tarea. En cuatro horas pueden ganar 300 pesos, monto que los jornaleros en San Quintín exigen a autoridades y empleadores por ocho nueve horas laborales en los distintos sembradíos de la entidad...

Esta temporada es llamada de tumba, ya que la berenjena, a pesar de estar en óptimas condiciones, ya no es idónea para ser exportada a Estados Unidos y algunos puntos de la República.

Por lo que lo que durante el periodo de mayo a octubre se lleva a cabo el rastreo: dejar limpia la tierra para que pueda ser trabajada e iniciar la siembra en la nueva temporada. En estos días se saca la madera, el hilo, se amarra...

Marcela López es la encargada de este campo agrícola, y explica que durante la temporada de pisca las 53 hectáreas están totalmente ocupadas por los trabajadores del campo, quienes semanalmente obtienen, según sus estimaciones, entre 2 mil y 3 mil pesos, "pues es la temporada buena".

"Ganan lo que trabajan", dice mientras aclara que también hay otra modalidad de pago, la cual da entre 150 y 170 por jornada laboral de 7 de la mañana a 4 de la tarde, misma que depende de la distribución de la acciones entre los jornaleros.

Marcela detalla que la mayoría de los jornaleros ya reside en este municipio de Sinaloa o en zonas aledañas, pues el resto ya regresó a sus lugares de origen.

Dicha comunidad se llama Amapa, se encuentra ubicada en la sindicatura de Villa Juárez, perteneciente al municipio de Navolato, donde todos los días un camión contratado por la empresa transporta de este punto a los campos agrícolas, y al terminar regresa a todas los obreros.

La mayoría de los jornaleros son de Guerrero: Tlapa, Chilapa, Tixtla... mismos puntos que la mayoría de los que van a San Quintín, quienes coinciden que en sus poblaciones de origen no hay trabajo y por eso emigran a campos como el de Navolato, donde las condiciones laborales las califican de "buenas".

"Vine a trabajar porque hay más trabajo que en mi pueblo.Las condiciones de trabajo están bien, aquí no te obligan, trabajas por tanto, no por día. Si entras a las 7 y a medio día te quieres ir, te vas", explica Aristeo Morales, proveniente de Veracruz.

"A la hora que acabe uno, si acabamos temprano, temprano salimos, como a las 10, 11 de la mañana", dice José Luis Cano, originario de Tlapa y con tres años ya de residencia en esta comunidad.