Emigran 9 mil ejidatarios de San Pedro en solo tres años

Más de 70% de los productores ya no siembra: la mayoría son personas de más de 60 años; los hijos y las viudas de los campesinos rentan parcelas, norias y los derechos.

Coahuila

En San Pedro de las Colonias, en Coahuila, se registra una emigración de ejidatarios a los centros industriales como Derramadero debido a la falta de políticas de apoyo en materia agrícola, además de la reducción de agua para los ciclos agrícolas.

De una población estimada de 102 mil 695 habitantes en 2010, hoy cuenta con 93 mil 677, de los cuales han emigrado más de 9 mil en solo tres años.

Luis Martín Tavares, cronista de la ciudad, dijo que "hemos vivido situaciones muy difíciles, más de 70 por ciento de los ejidatarios ya no siembra, la mayoría de ellos son personas de más de 60 años, los hijos y las viudas de los campesinos ahora rentan las parcelas, las norias y los derechos; 30 por ciento siembra, los demás rentan o tienen abandonadas las labores, otros tuvieron que emigrar a otras ciudades, donde tienen más opciones".

San Pedro cuenta con 118 ejidos, de los cuales 85 son centros de población con más de 100 habitantes, y cuando menos 30 no llegan a esa cifra.

"Se tiene una gran emigración a otros estados, existen ejidos como Concordia, La Rosita y Urquizo donde abundan las casas y predios abandonados.

"Seguimos siendo un municipio que depende en 80 por ciento de las actividades agrícolas".

Ejidos como San Miguel, Mayrán, San Ignacio, Carolina y El Porvenir ya están semiabandonados, y los grandes centros de población en el área rural ya no existen.

Estamos sujetos a los caprichos de la madre naturaleza. En la década de los 60 no se tuvo ciclo agrícola, fueron años muy secos, vino una caravana de sampetrinos que marchó a Saltillo para pedir apoyo, dijo Tavares.

En aquella ocasión, San Pedro era un municipio con más de 70 mil habitantes y la población descendió drásticamente, por eso se tuvo que ir más alla de la fronteras; en Estados Unidos hay grandes colonias de sampetrinos.

Por ello el ayuntamiento registra un descenso de la población.

En la cuestión político-social-económica, no se ha presentado una política de desarrollo adecuada en muchos años.

San Pedro produce millones de pacas de algodón cada año y nunca ha fabricado un hilo, ni se ha logrado establecer una hilandera, "por causas naturales, dependemos del agua del río para instalar una agroindustria, una textilera, necesitamos agua".

Bajan jornales

La falta de agua en las parcelas afecta la producción y la superficie de siembra, provocando una baja en los jornales, además de que la actividad económica en el estado se ve trastocada por la falta de circulante.

José Natividad Navarro Morales, presidente de la Confederación Nacional Campesina en San Pedro de las Colonias, dijo que "en el ciclo agrícola 2013, con 600 millones de metros cúbicos de agua autorizados, solamente se tuvieron de 8 a 10 mil hectáreas de siembra, con esa cantidad es insuficiente decir que la gente en los ejidos va estar ocupada en un trabajo agrícola".

La necesidad de las familias es muy clara y buscan otra actividad económica para poder sobrevivir.

Fuentes de empleo

La reciente administración municipal, que inició funciones el 1 pasado 1 de enero, encabezada por Juan Francisco González González, tiene el interés de generar las condiciones para atraer fuentes de empleo al municipio: "Vemos con agrado que empresas se interesan en instalarse en San Pedro".

El alcalde manifestó que "existe una excelente mano de obra calificada en el municipio, y están apostando los empresarios en la generación de fuentes de empleo, tal es el caso de Liga Mayor, donde este año arrancó con una contratación de 200 personas".

Liga Mayor tiene el proyecto de que para junio contratará otras 400 personas y serían 600 nuevas fuentes de empleo que se generarían en San Pedro, ya que se instalarán en la planta donde estaba Anamark, a la salida del municipio por la carretera a Cuatrociénegas.

Sin clase empresarial

"Los sampetrinos carecen de una clase empresarial; tenemos agricultores, ganaderos, pero no empresarios, nos ha faltado impulsar eso", dijo el cronista Tavares.

"Los esfuerzos que se hacen en materia educativa son importantes, somos un municipio con un alto promedio académico.

"Nuestros jóvenes están preparados, tenemos una excelente mano de obra, calificada como de las mejores por las empresas instaladas en San Pedro, desgraciadamente no hay ese detonante; hemos sido olvidados por la Federación, desde hace 20 años que no se hace una obra importante en materia de infraestructura", señaló.

Agregó que los comerciantes o microempresarios no han desarrollado el carácter demandante que tienen en ciudades como Torreón, Saltillo y Monclova. "Son cámaras empresariales que le exigen al gobierno, nadie levanta la voz, todo se politiza por nuestras mismas raíces políticas", puntualizó.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]