Matan en emboscada a comisario de Guerrero

Joaquín Romero Ríos, comisario de Polixtepec, y su secretario fueron atacados por hombres armados en un tramo de terracería en la sierra del Filo Mayor.
Camioneta en la que viajaba el comisario de Polixtepec al momento de ser atacado.
Camioneta en la que viajaba el comisario de Polixtepec al momento de ser atacado. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

Desconocidos asesinaron a balazos al comisario de Polixtepec Joaquín Romero Ríos y su secretario Víctor González Luna, en la sierra de Leonardo Bravo, en respuesta, comisarios de 40 pueblos cerraron el acceso hacia la zona del Filo Mayor para exigir la búsqueda de los culpables.

El atentado se registró aproximadamente a las 18:00 horas del miércoles 4 de noviembre, aproximadamente a 600 metros de una base de operaciones que mantiene personal del Ejército Mexicano.   

El comisario fue atacado desde la maleza, en donde los agresores se parapetaron con rifles AK-47, tomando por sorpresa al representante comunal y provocando que perdiera el control de la camioneta Nissan doble cabina que manejaba, propiedad de la localidad.

La unidad se recargó sobre el lado izquierdo del camino, cayendo a un barranco de aproximados 30 metros de profundidad, tanto Romero Ríos como González Luna murieron en el lugar.

Habitantes de la comunidad confirmaron que Víctor González se desempeñaba como secretario de la comisaría, ambos iban a comprar combustible cuando fueron sorprendidos por sus agresores.

Las familias recuperaron los cuerpos y los trasladaron hasta sus domicilios, en donde se dispusieron a prepararon para velarlos y posteriormente sepultarlos.

No acudió personal del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) para realizar el levantamiento cadavérico, en consecuencia, los cuerpos no fueron sujetos a la necropsia de ley.

Hasta la tarde del jueves, no había en la zona personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), la vigilancia estaba en manos de un pequeño grupo de policías del estado, personal de la policía rural y pocos ciudadanos que con escopetas de bajo calibre iniciaron el resguardo de sus caminos.

 

El bloqueo de los 40 pueblos 

Desde la mañana del jueves, los representantes de 40 comunidades ubicadas en la zona del Filo Mayor se concentraron en Campo de Aviación y cerraron la carretera, único paso hacia el corazón de la Sierra.

Elaboraron un documento dirigido al gobernador Héctor Astudillo Flores, su secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, al general Pedro Almazán Cervantes, secretario de Seguridad Pública y también al general Raúl Gámez Segovia, comandante de la 35 Zona Militar.

En el documento piden la garantía real de seguridad para los pueblos de la sierra, porque permanecen en una zona en la que los enfrentamientos entre delincuentes son constantes.

Señalan que han sostenido reuniones en las que se habla constantemente sobre intensificar la vigilancia, sin embargo el temor y la violencia prevalecen.

“Nosotros reprochamos la inoperancia de los elementos de seguridad que tienen presencia en nuestras comunidades, ya que este suceso se perpetró a unos cuantos metros de donde tienen su base elementos del Ejército Mexicano, por eso exigimos que esto se investigue a fondo y se capture a los culpables”.

En ese sentido, advirtieron que mantendrán bloqueada la carretera Xochipala-Filo de Caballos en el punto en que se ubica la comunidad de Campo de Aviación, hasta que las autoridades acudan al lugar para reinstalar la paz y la tranquilidad.

 

Una vez más, ni médicos profesores 

Aunque había temor, los profesores y médicos habían regresado por medios turnos a los pueblos que se ubican en la ruta que sube hacia la Sierra, sin embargo, tras el asesinato del comisario este jueves ya no se presentaron.

Mientras no haya garantías plenas, el colectivo denominado Unión de Comisarios por la Paz, la Seguridad y el Desarrollo sostiene que no se restablecerán plenamente los servicios de salud y educación, lo que incrementará el nivel de rezago que se padece históricamente en la zona.