Ejidatarios frenan obras de termoeléctrica en Morelos

La termoeléctrica construida en el poblado de Huexca, forma parte el Proyecto Integral Morelos, que incluye la introducción de un gasoductos en los municipios del oriente de Morelos.

Cuernavaca

Ejidatarios ypobladores que se oponen al uso el río Cuautla para la termoeléctricaconstruida en Huexca, municipio de Yecapixtla, lograron frenar las obras delacueducto con que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende llevar elafluente hasta las turbinas de la planta.

Luego de laadvertencia de Jorge Zapata González, uno de los líderes del grupo enresistencia y nieto del general Emiliano Zapata Salazar, de que si las obrascontinuaban estaban dispuestos a llegar “a la sangre” para defender dicho ríoque es utilizado para el cultivo en 26 ejidos de la región, las obras nocontinuaron y el Ejército que llegó para acompañar a la CFE y a su maquinaria,ya se retiró.

La termoeléctricaconstruida en el poblado de Huexca, forma parte el Proyecto Integral Morelos,que incluye la introducción de un gasoductos en los municipios del oriente deMorelos y de otros estados como Puebla y Tlaxcala, la edificación de otratermoeléctrica y la construcción de un acueducto para llevar agua a Huexca,proveniente del río Cuautla.

Desde la noche deeste lunes y la mañana este martes, ejidatarios inconformes con la termoeléctricay el uso del río Cuautla para dicha planta, se instalaron en el poblado deApatlaco para impedir el avance de la maquinaria y ahí permanecerán, hasta quese retire por completo la CFE, y montaron un plantón más en san Pedro, tambiénpara impedir el ingreso de la maquinaria.

Además, otro grupoacudió al municipio de Cuautla –contiguo a este lugar- para tomar lasinstalaciones de la agrupación Asurco (Asociación de Usuarios del Río Cuautla)a quienes los inconformes los acusan de haber cedido a las presiones delgobierno estatal para usar el afluente a cambio de obras y beneficioseconómicos “que nunca van a llegar”, aseveró Jorge Zapata.

“Ahora vamos aesperar la reacción del gobierno de Morelos”, aseveró Zapata quien destacó queninguna autoridad se ha puesto en contacto de los inconformes, sin embargo,permanecerán en el lugar por tiempo indefinido.

“Igual sólomandaron la maquinaria para tantear como estaba el asunto, pero ya se dieroncuenta que la gente está puesta (para impedir el uso del agua para latermoeléctrica)”, indicó el nieto del Caudillo del Sur.

“Ahorita la genteestá en los pueblos, en los ejidos esperando el llamado, no tiene caso que lostengamos aquí todo el día, mejor que estén en sus cosas, descansando y que sevengan cuando se vengan los chingadazos”, apuntó.

Por su parte,Romualdo Ixpango Merino, dirigente de la Unión de Trabajadores del Campo (UTC),informó que las tropas que llegaron con la maquinaria de la CFE se retirarondel lugar, y probablemente del municipio, sin embargo, no confían en que susalida se deba a un intento de que las autoridades estatales busquen un mejorcamino para entrar en negociaciones con los inconformes.

Mientras losopositores se mantienen en el lugar, las autoridades estatales mantienenvigilancia policiaca, pero también han desplegado un camión de bomberos ante laamenaza de los inconformes en quemar la maquinaria. El clima es de tensión, enespera de una reacción de la autoridad.

idatarios ypobladores que se oponen al uso el río Cuautla para la termoeléctricaconstruida en Huexca, municipio de Yecapixtla, lograron frenar las obras delacueducto con que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende llevar elafluente hasta las turbinas de la planta.

 

Luego de laadvertencia de Jorge Zapata González, uno de los líderes del grupo enresistencia y nieto del general Emiliano Zapata Salazar, de que si las obrascontinuaban estaban dispuestos a llegar “a la sangre” para defender dicho ríoque es utilizado para el cultivo en 26 ejidos de la región, las obras nocontinuaron y el Ejército que llegó para acompañar a la CFE y a su maquinaria,ya se retiró.

 

La termoeléctricaconstruida en el poblado de Huexca, forma parte el Proyecto Integral Morelos,que incluye la introducción de un gasoductos en los municipios del oriente deMorelos y de otros estados como Puebla y Tlaxcala, la edificación de otratermoeléctrica y la construcción de un acueducto para llevar agua a Huexca,proveniente del río Cuautla.

 

Desde la noche deeste lunes y la mañana este martes, ejidatarios inconformes con la termoeléctricay el uso del río Cuautla para dicha planta, se instalaron en el poblado deApatlaco para impedir el avance de la maquinaria y ahí permanecerán, hasta quese retire por completo la CFE, y montaron un plantón más en san Pedro, tambiénpara impedir el ingreso de la maquinaria.

 

Además, otro grupoacudió al municipio de Cuautla –contiguo a este lugar- para tomar lasinstalaciones de la agrupación Asurco (Asociación de Usuarios del Río Cuautla)a quienes los inconformes los acusan de haber cedido a las presiones delgobierno estatal para usar el afluente a cambio de obras y beneficioseconómicos “que nunca van a llegar”, aseveró Jorge Zapata.

 

“Ahora vamos aesperar la reacción del gobierno de Morelos”, aseveró Zapata quien destacó queninguna autoridad se ha puesto en contacto de los inconformes, sin embargo,permanecerán en el lugar por tiempo indefinido.

 

“Igual sólomandaron la maquinaria para tantear como estaba el asunto, pero ya se dieroncuenta que la gente está puesta (para impedir el uso del agua para latermoeléctrica)”, indicó el nieto del Caudillo del Sur.

 

“Ahorita la genteestá en los pueblos, en los ejidos esperando el llamado, no tiene caso que lostengamos aquí todo el día, mejor que estén en sus cosas, descansando y que sevengan cuando se vengan los chingadazos”, apuntó.

 

Por su parte,Romualdo Ixpango Merino, dirigente de la Unión de Trabajadores del Campo (UTC),informó que las tropas que llegaron con la maquinaria de la CFE se retirarondel lugar, y probablemente del municipio, sin embargo, no confían en que susalida se deba a un intento de que las autoridades estatales busquen un mejorcamino para entrar en negociaciones con los inconformes.

 

Mientras losopositores se mantienen en el lugar, las autoridades estatales mantienenvigilancia policiaca, pero también han desplegado un camión de bomberos ante laamenaza de los inconformes en quemar la maquinaria. El clima es de tensión, enespera de una reacción de la autoridad.