Documentan anomalías en reubicación de infantes en Morelos

La representante del centro "Digan Ochoa" dijo que el traslado de menores debió estar sujeto a normas y protocolos vigentes, como la detención de los encargados de dicha casa hogar por presuntos ...

Morelos

El centro de Derechos Humanos "Digna Ochoa" documenta presuntas irregularidades en el rescate de 78 infantes que se encontraban en el albergue "Amor para Compartir" del municipio de Huitazilac, de donde fueron extraídos hace unos días para ser trasladados a los albergues del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Susana Díaz Pineda, representante en la entidad del organismo garante, aseguró que si bien las autoridades de Morelos argumentaron buscar el bienestar de los infantes y adolescentes que se encontraban en dicha casa hogar, su traslado debió estar sujeto a las normas y protocolos vigentes, entre ellas, la detención de los encargados de dicha casa hogar por presumibles delitos, algunos de ellos en calidad de flagrancia.

Para la activista, el centro "Digna Ochoa" registra –al menos- seis niveles de irregularidad en dicho rescate que van desde la imposibilidad de ambas partes para saber qué niños recogían, porque ni el DIF ni el centro "Amor para Compartir" tienen registros, huellas o fotografías de los infantes, hasta le entrega "así no más" de los mismos.

Hace 15 días, el DIF anunció que un total de 19 niños habían sido rescatados de dicho albergue, ya que su directora, María de Lourdes Fuentes se había negado a entregar y/o mostrar los registros y expedientes de sus internos, por lo que era necesario saber si estaban bien. Sin embargo, días más tarde, las mismas autoridades recogieron a 34 infantes más.

Las autoridades del DIF reconocieron que durante el operativo tres niños más se habían fugado, y que otros 22 estaban en calidad de "desaparecidos".

Según Díaz Pineda esta dinámica estuvo plagada de irregularidades pues "no es posible que no les entreguen a todos los niños, les digan que están desaparecidos, y que nadie haya sido detenido", resume la activista.

Luego, continúa, tres días más tarde, personal del albergue "Amor para Compartir" va a la Fiscalía General del estado a "entregar tres de los niños supuestamente desaparecidos" y no se le detiene, pues al entregarlos se presupone que ellos saben dónde están los otros niños, niñas y adolescentes.

Indicó que otra de las irregularidades de las autoridades de Morelos en torno a este caos, es la ausencia de una activación de la Alerta Amber para localizar a los menores detenidos, pues los abogados penalistas de la dependencia saben que las primeras horas son cruciales para localizar a un niño desaparecido, de ahí la importante de una Alerta inmediata.

Agregó que no es posible que a 15 días de iniciados los hechos, no se sepa dónde están los niños desaparecidos y que –aparentemente- se esté pasando por alto que tanto la directora del plantel, María de Lourdes Fuentes como otros integrantes de ese albergue se encuentren desaparecidos o sin aparecer públicamente para rendir cuenta del destino de los infantes.

"Hemos tratado de buscar información pero nadie nos la quiere dar. Necesitamos saber dónde y como están esos niños", acotó la activista.