Distribuidor vial “5 Señores”, con más de dos años de retraso

Desde el principio, los trabajos se vieron afectados y suspendidos por las movilizaciones y la presión de los ecologistas y urbanistas, encabezados por el artista Francisco Toledo, quienes ...
Archivo Milenio

Oaxaca

En Oaxaca, la construcción del distribuidor vial y túnel deprimido “5 Señores” —que sería la acción más contundente y emblemática del gobernador Gabino Cué—, proyectada para terminarse en un año y que tuvo una inversión de 208 millones de pesos, tiene dos años y medio de atraso y aún no se concluye debido a lluvias y temblores, además de manifestaciones y presiones sociales.

La obra se vio afectada y suspendida desde el principio por las movilizaciones y la presión de los ecologistas y urbanistas encabezados por el artista plástico Francisco Toledo, quienes urgieron una consulta ciudadana para cambiar el diseño de la infraestructura.

En tanto, el gobierno de Oaxaca acepta que efectivamente en el inicio de los trabajos se tuvo un impasse, afirmando que el resto de las obras se encuentran en su segunda etapa y que avanzan, a pesar de los contratiempos.

Según el secretario de Infraestructuras y Desarrollo Sustentable (Sinfra), Nezahualcóyotl Salvatierra López, la obra se concluiría en septiembre pasado, y afirmó que el resto de las acciones concluirían este mes para comenzar a operar en noviembre.

Sin embargo, la obra se ha retrasado para su entrega y no hay fecha para concluirla.

Para el presidente del Patronato por la Defensa, Conservación y Rescate del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca (Prooax), José Márquez, la obra del distribuidor vial y su túnel deprimido “es una aberración”, pues argumentó que se trata de una “obra improvisada desde su inicio hasta sus avances, por carecer de proyecto y fondos para ejecutarse”.

Dijo que el distribuidor vial se proyectó inicialmente con una inversión de 126 millones de pesos, y resulta que después la obra elevó su costo, al grado que solo el puente que se concluyó aumentó a más de 208 millones de pesos, lo que implica que se les salió de presupuestado, porque nunca tuvieron el plan ejecutivo completo, acusa.

“Terminado el puente, con problemas constructivos, iniciaron con un túnel cuyo avance es lento, mismo que ha causado un gran impacto para los ciudadanos y empresarios que cruzan, como aquellos que radican en su zona de influencia”, se quejó.

Mencionó que cuando fue presentado el proyecto inicial de la obra del distribuidor vial a los ciudadanos hace tres años, se dio a conocer solo la construcción de un puente de carretera con terracerías en las rampas, y que solo se dejaba como único claro el paso de vehículos, “lo que identificamos en Prooax como una barrera de concreto que separaba una parte de la ciudad, fracturando la infraestructura urbana”.

Afirmó que a propuesta del pintor Francisco Toledo, se invitó al arquitecto y urbanista Calachi —reconocido por la presentación del plan de ordenamiento vial del Distrito Federal—, para que hiciera una propuesta nueva, y se planteó desde un paso deprimido además de un glorieta, para darle calidad a la entrada sur de la capital oaxaqueña que viene de la zona del aeropuerto, confió.

“Entendemos que el urbanista local Edmundo Morales hizo correcciones a la propuesta que planteó Calachi, y se terminó haciendo un proyecto impuesto, con una licitación amañada, que ya no se consultó ni con los urbanistas ni9 los ecologistas —entre ellos los integrantes de la Fundación Harp, quienes reprobaron lo que ahora hace el gobierno de Cué”.

Márquez refiere que debido a la imposición de los trabajos, Toledo optó por ya no meterse más en el tema, además de que fue sujeto de amenazas de muerte, que incluso indagaron desde la propia Procuraduría General de la República.

El presidente del Prooax además cuestiona a la empresa que ganó la licitación y que realiza la primera parte de obra —Constructora del Sureste—, que es la misma que está involucrada en diversos fraudes cometidos en Chiapas y Veracruz. “es la compañía del famoso (jarocho) que ha sido denunciado por ser prestanombres de varios personajes, entre ellos el ex gobernador Fidel Herrera”.

Urgió a la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental a dar un informe de lo que se ha realizado en esta obra, porque sostiene que “observamos muchas irregularidades e inconformidades”.

“Nosotros no nos equivocamos, avisamos de lo que ocurriría y tratamos de presentar alternativas, pero nos ignoraron, hicieron lo que quisieron”.

Márquez afirmó que la intervención de Toledo fue solo para obligar a hacer las cosas bien, “porque la imagen del artista plástico es un símbolo moral para los oaxaqueños por su prestigio, por su vocación social, incluso el maestro Toledo invitó a sus amigos pintores para que subastaran obras para elaborar un proyecto alternativo.

“Nosotros no queríamos que se no se hicieran las cosas, sino que se realizaran bien, pero al final cuando vimos, nosotros y Toledo, que la obra se convirtió en un capricho del gobierno, pues al menos el maestro optó por retirarse afirmando que ‘ya qué remedio’”, confió.

Sin embargo, siguieron molestándolo, amenazándolo por teléfono, insultándolo anónimamente para amedrentarlo, y lo hicieron porque “siempre supieron que Toledo es y seguirá siendo un símbolo moral para los oaxaqueños”, afirmó.

En tanto, la representante de la fundación del ex banquero Alfredo Harp Helú, Lorena Harp, quien encabezó las protestas de ciclistas contra el distribuidor vial, afirmó: “Nunca estuve de acuerdo con la obra”.

En una plática con Salvatierra López, reveló que desde el principio de la construcción del puente y túnel deprimido se tuvo problemas de socialización, además de que tuvieron diferentes inconvenientes externos.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]