Disputas agrarias retrasan la autopista Oaxaca-Huatulco

El gobierno estatal ha enfrentado otros problemas como pago de indemnizaciones o derechos de vía; en algunas comunidades se han construido hospitales y clínicas.
El destino turístico.
El destino turístico. (Jesús Quintanar)

Oaxaca

La autopista Oaxaca-Huatulco, que tiene un costo de inversión de 5 mil 343 millones de pesos, misma que se ofreció durante el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón y que fue retomada por el actual Ejecutivo federal lleva dos años de retrasos por conflictos locales diversos, entre quejas por indemnización de predios hasta disputas agrarias.

El delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Rafael Navarrete, informó que los retrasos en la construcción son menores.

Detalló que hay tres frentes de trabajo, donde laboran diariamente unos mil 500 obreros con maquinaria pasada a pasos acelerados.

“El compromiso de este gobierno es concluir la vía a mediados de 2015 y hasta el momento llevamos un avance significativo

“Estamos con toda la intención de avanzar en su conclusión, redoblando esfuerzo hasta ampliado turnos y frentes de trabajo, metiendo más maquinaria”, subrayó.

El funcionario mencionó que cada uno de los retrasos que se han reportado, derivado de diversos conflictos con los pueblos donde pasará la pista, se resuelven con ayuda del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, que ha ofrecido toda su intención para generar las condiciones y consolidar los proyectos.

Navarrete anunció que otras obras prioritarias en el régimen actual serán la carretera Oaxaca-Tehuantepec y la construcción del llamado Eje 15, que conectará a Oaxaca con la zona la Cuenca del Papaloapan.

“Estas carreteras permitirán una comunicación mucho más rápida y en mejores condiciones entre los pueblos oaxaqueños y los estados localizados en la zona de la costa del pacífico mexicano”.

El delegado de la SCT aceptó que actualmente el tiempo de traslado en carretera de la capital oaxaqueña al destino turístico de bahías de Huatulco es de seis horas de trayecto, y advirtió que con la nueva autopista se prevé reducir este tiempo a menos de tres horas.

Según los informes de la SCT, la autopista de 104.9 kilómetros tienen un avance de 49 por ciento, a pesar de todos los inconvenientes que han tenido.

El primer retraso de la obra ocurrió en el régimen del ex presidente Felipe Calderón, quien en el tercer año de su mandato ofreció a los oaxaqueños la construcción de la autopista costera, siendo licitada a la empresa Omega SA de CV en un primer tramo “Barranca Larga-Ventanilla”.

Sin embargo, la constructora tuvo problemas financieros y dejó la obra inconclusa, hasta que cedió sus acciones a la empresa  ICA  SA de CV, quien  mediante  una modificación al título de concesión en favor de Desarrolladora de Infraestructura Puerto Escondido SA de CV se hizo cargo de la obra bajo el esquema de asociación pública–privada.

Bajo este acuerdo hubo compromiso de entregar la pista en agosto de 2014, pero se han reportado nuevos inconvenientes.

Desde conflictos por pago de indemnizaciones, derechos de vía y disputa por límites agrarios, que han tenido que ser resueltos, cada uno, por el gobierno estatal.

Sin embargo, en los últimos tres meses, uno de los frentes de la obra está detenido por la inconformidad de un grupo de habitantes de la agencia municipal indígena de San Antonio Lalana, perteneciente al municipio de San Vicente Coatlán, que exige tanto a la empresa ICA como al gobierno de Oaxaca, obras de desarrollo social escuelas, obras de electrificación, clínicas de salud y proyectos productivos.

La Secretaría General de Gobierno de Oaxaca precisa que se ha atendido al grupo opositor a la obra y se han respondido a más de la mitad de sus peticiones, entre las que destacó un acuerdo para establecer una brecha para conectar al referido poblado con la autopista.

ICA les ofreció apoyo para mejorar su escuela, su clínica y está pendiente la entrega de sementales y un plan para electrificar a la comunidad con potencia trifásica; sin embargo, éste último punto esta atorado, porque los pueblos vecinos argumentan tener conflictos agrarios con la comunidad.

La misma dependencia precisa que a otros pueblos inconformes les otorgaron proyectos productivos para sembrar y comercializar aguacates y se ha entregado recursos para adquirir cemento para realizar remodelaciones en sus templos católicos.

En cuatro poblados de los Coatlanes se reportaron problemas por la falta de pago de derechos de vía, donde la exigencias superaban la capacidad de respuesta financiera de las autoridades federales.

EL PLAN DE OBRA

La autopista Oaxaca-Huatulco pasará por 14 poblados, entre ellos Santiago Yogana, San Vicente Coatlán, Santa Catarina y San Pedro Miahuatlán, San Pedro Coatlán, San Francisco y San Sebastian Coatlán, San Antonio Lalala y Comitlan, San Sebastián Coatlán y Santa María Colotepec, Puerto Escondido, Ventanilla y Huatulco.  


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]