Trabajadoras, el 94.7% de madres en NL

Conforme a su ocupación, una de cada cuatro mujeres con hijos labora como comerciante 25.3 %, un 23.7 trabajan en servicios personales, y 18.3 son trabajadoras industriales, artesanas y ayudantes.
Conforme a su ocupación, una de cada cuatro mujeres con hijos labora como comerciante.
Conforme a su ocupación, una de cada cuatro mujeres con hijos labora como comerciante. (Cuartoscuro)

Monterrey

En Nuevo León, la composición de la población económicamente activa de las mujeres con hijos señala que 94.7 por ciento participa en la producción de bienes y servicios (población ocupada), en tanto que el 5.3 restante busca trabajo y no lo encuentra (población desocupada).

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para el cuarto trimestre de 2012 indican que la tasa de participación económica de las mujeres de 15 años y más con al menos un hijo nacido vivo es 44.5 por ciento, de las cuales 96 por ciento combina sus actividades extradomésticas con los quehaceres domésticos.

Atendiendo a su situación conyugal, la tasa de participación económica más alta se da entre las madres solteras (78.1 por ciento), seguidas por las separadas, divorciadas y viudas (46.5), en tanto las madres actualmente unidas muestra la tasa de participación más baja con 11.

Las que presentan las mayores tasas de desocupación son las madres solteras (7.8 por ciento) y las que se encuentran separadas de su cónyuge (7.5).

Una gran proporción de mujeres con hijos que busca empleo renunció a su anterior trabajo (56 por ciento), más de una tercera parte (35.5) lo perdió, 1.5 cerró un negocio y 5.6 no cuenta con experiencia laboral.

El tipo de unidad económica donde laboran las mujeres con hijos indica que 43.1 por ciento trabaja en empresas y negocios y 28.7 labora en el sector informal; mientras que las mujeres que no tienen hijos aumentan su participación en empresas y negocios (57.9) y disminuyen su inserción en el sector informal (10.5 por ciento).

Conforme a su ocupación, una de cada cuatro mujeres con hijos labora como comerciante (25.3 porcentual), un 23.7 trabajan en servicios personales, y 18.3 son trabajadoras industriales, artesanas y ayudantes.

Por su parte, las mujeres sin hijos se desempeñan principalmente como oficinistas (24.8 por ciento) y como profesionistas, técnicas y trabajadoras del arte (23.3).

Los trabajadores clasificados en este grupo prestan servicios personales al público: atención de clientes en restaurantes, cafeterías, hospedaje; los que realizan la limpieza y planchado de ropa, cortinas, sábanas, etc., en tintorerías y lavanderías.

Asimismo, los que abren y cierran puertas de acceso, los que controlan el funcionamiento de elevadores, y los que realizan los servicios de limpieza de oficinas, hospitales, escuelas y parques públicos, entre otras ocupaciones.

Por su posición en la ocupación, 72.5 por ciento de las mujeres ocupadas con hijos son subordinadas y remuneradas, 20.9 trabajan por cuenta propia, 4.4 no reciben remuneración y 2.2 por ciento son empleadoras.

Muchas mujeres ocupadas con hijos no cuentan con la protección de alguna institución de seguridad social, según datos de la ENOE 2012 en el cuarto trimestre, la mitad de las mujeres en edad fértil (15 a 49 años) que tiene alguna ocupación o empleo cuentan con acceso a instituciones de salud otorgados por su trabajo (48.9 por ciento).

Este contexto provoca que un alto número (51.1 por ciento), no obtengan la licencia médica cuando la requieran por parto o por complicaciones del embarazo y aborto.

Por otra parte, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en Nuevo León residen un millón 683 mil 136 mujeres de 15 años y más, de quienes un 71.3 por ciento han tenido al menos un hijo nacido vivo.

Señala que, según el Consejo Nacional de Población (Conapo), la tasa global de fecundidad para 2013 en la entidad, indica que las mujeres tienen en promedio 2.1 hijos durante su vida reproductiva.

En 1990 las mujeres tenían en promedio 2.8 hijos, para 2013 la fecundidad es de 2.1 hijos por mujer y su descenso durante estas últimas décadas la colocan como uno de los componentes demográficos que más ha influido en el monto y estructura de la población.

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 1997 y 2009 en el estado, indica que la proporción de mujeres unidas en edad fértil, y que usan métodos anticonceptivos, pasó de 73.6 a 79.2 por ciento en dicho periodo.

Otros aspectos que incidieron en los cambios reproductivos de la población fueron el aumento paulatino de su escolaridad y que las mujeres tuvieran una mayor participación en la vida económica, social y política.

Según Estadísticas de Natalidad en Nuevo León, para el 2011, el 16.8 por ciento de los nacimientos provienen de madres adolescentes, aunque la mayor proporción de los nacimientos se concentra en el grupo de mujeres de 20 a 24 años de edad (26.2).

En orden de importancia le siguen las mujeres de 25 a 29 años (25.2 por ciento); conforme avanza la edad su participación relativa se va reduciendo hasta llegar al mínimo de 0.1 por ciento que se refiere a la proporción de los nacimientos de las mujeres de 45 a 49 años, precisó el Inegi.

Dichas estadísticas señalan que 8.8 por ciento de las madres declararon tener al menos un año de primaria, 40.3 cuenta con algún año de secundaria, 20.5 contó con preparatoria o equivalente, 14.2 registró estudios profesionales, 0.1 carece de escolaridad y 2.8 porcentual declaró otra.

A su vez, datos censales 2010 muestran que el promedio de escolaridad de las mujeres de 15 años y más con hijos nacidos vivos, es 8.8 años, mientras que para tal grupo de mujeres sin hijos es 11.0 años.

Las Estadísticas de Mortalidad 2011 muestran que la principal causa de mortalidad materna en el estado es el edema, proteinuria y trastornos hipertensivos en el embarazo, el parto y el puerperio con 33.3 por ciento.

La segunda se asocia con las complicaciones del trabajo de parto y del parto (14.8) y la tercera son embarazos terminados en aborto (11.1 por ciento), precisó.

La mortalidad materna del estado es de 32 fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos; se observa que la razón de mortalidad materna más alta se presentó en las mujeres de 35 a 39 años con 42.5 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos.

Otros aspectos que hay que destacar entre las trabajadoras con hijos y sin hijos es que en las primeras ocho por ciento tienen primaria incompleta y una de cada cinco (20.4) cuenta con estudios a nivel medio superior y superior.

En las mujeres sin hijos, la proporción que cuenta con primaria incompleta disminuye a 2.3 y las que cuentan con estudios a nivel medio superior y superior aumenta a 49.4 por ciento, revela el INEGI.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2011 en Nuevo León señala que 42.5 por ciento del total de mujeres unidas (casadas o en unión libre) de 15 años y más con hijos refirió haber padecido algún tipo de violencia por parte de su última pareja.

De éstas, la violencia que más prevalece es la emocional (84.1 por ciento) la cual consiste en insultos, amenazas, humillaciones y otras ofensas de tipo psicológico o emocional.

Le sigue la violencia económica (58.1 por ciento); la violencia física (18.7 por ciento) que tiene que ver con empujones, jalones, golpes, agresión con armas, entre otras, y la violencia sexual (12.6 porcentual).