Destrozan maestros de la CNTE patrullas de la Policía en Michoacán

Profesores intentaron recuperar a cinco de sus compañeros que habían sido detenidos. Luego se plantaron en palacio municipal de Lázaro Cárdenas donde realizaron pintas al inmueble y a dos ...

Morelia

Luego de que maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Lázaro Cárdenas, destrozaran varias patrullas de la Policía de Michoacán y quebraran vidrios de las instalaciones de la corporación, con la intención de recuperar a cinco de sus compañeros detenidos, ayer, se dirigieron al Palacio Municipal de esa jurisdicción, donde permanecieron poco más de dos horas.

Allí, al menos 150 profesores mantuvieron plantón a manera de protesta por las detenciones a sus compañeros y en rechazo a la Reforma Educativa. Antes de retirarse, dejaron pintas en diversas paredes del Palacio, y en dos camionetas que se encontraban en el lugar, a las que, además, les quebraron ventanas y parabrisas.

Los hechos ocurrieron en el marco del enfrentamiento que se generó, entre integrantes de la CNTE y agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), quienes se encontraban en operativo de vigilancia en sedes donde pagarían a docentes, según lo informó la Secretaría de Seguridad Pública.

A las 10:00 de la mañana de ayer, los agentes resguardaban la sede que se encuentra ubicada en la avenida Las Palmas, kilómetro 3.5 de la colonia Comunal Morelos, frente a las instalaciones de la CTM. Allí, llegó un grupo de aproximadamente 200 maestros y comenzaron a lanzarles piedras.

Para contenerlos y evitar se desatara una confrontación con los manifestantes, los elementos policiales les lanzaron gas lacrimógeno, sin embargo, recibieron golpes en rostro y cráneo, por lo que debieron ser trasladados para recibir atención médica.

En el hecho, al menos cinco maestros quedaron detenidos, por lo que en la tarde noche de este jueves, varios miembros de la CNTE se dispusieron a recuperar a sus compañeros.

Fuentes policiales de esa jurisdicción informaron que los docentes inconformes se dirigieron al Cuartel Militar, donde rociaron de gasolina una patrulla del Ejército, pero no lograron incendiarla. Además, se percataron de que sus compañeros no estaban en el lugar, por lo que emprendieron su partida hacia la Policía Michoacán.

Allí quebraron vidrios de las instalaciones con piedras y destrozaron varias patrullas de la corporación, con la intención de recuperar a cinco de sus compañeros detenidos, cometido que lograron.