Desmilitarizar la zona indígena de Ayutla, piden mixtecos

El obispo Raúl Vera exhortó a cuidar la pureza de las Policías Comunitarias en Guerrero. Sobrevivientes de la Masacre del Charco exigieron reparar el daño moral.

Ayutla de los Libres

Sobrevivientes de la masacre de El Charco demandaron al obispo Raúl Vera López, la desmilitarización de la zona indígena y la reparación del daño por la muerte de 11 campesinos a manos del Ejército Mexicano, ocurrida hace casi 16 años.

Al mismo tiempo hizo un llamado a los habitantes de las comunidades indígenas de Ayutla para que continúen apoyando a todos los integrantes de la Policía Comunitaria como parte de los pobladores de la región.

"Cuiden la pureza de las Policías Comunitarias no dejen que eso se contaminen, cuando existan personas que quieren emular ese tipo de acciones, no se los permitan porque con ello desprestigian a estas agrupaciones.

"Sigo animando a la CRAC (Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias) y de la PC (Policía Comunitaria), porque son un punto de referencia muy fuerte, porque el fenómeno de las autodefensas en Michoacán es muy novedosa ahí están, pero para ustedes no es nuevo", les recordó el obispo.

Lo anterior luego de una marcha que partió de la Unidad Deportiva de Ayutla ,y un mitin en la plaza pública del zócalo municipal, en la región de la Costa Chica del estado, donde sobrevivientes y familiares de los Policías Comunitario de la Casa de Justicia de El Paraíso demandaron la libertad de los nueve detenidos.

Le pidieron que ante el gobierno exigiera la reparación del daño por la muerte de 11 campesinos que fueron masacrados por el Ejército Mexicano el 7 de junio de 1998, en la comunidad de El Charco.

También le dijeron que desde hace 16 años el Gobierno del estado no ha entregado ni un solo apoyo a las viudas y por lo tanto demandaron una exhaustiva investigación y castigo a los responsables.

Del mismo modo participó la indígena Me phaa, Inés Fernández Ortega, la indígena mixteca que fue violada por soldados del Ejército Mexicano en el año 2002 y que hasta la fecha han incumplido con lo determinado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Al finalizar el evento el obispo Vera López, ofició una breve misa y dio la bendición a los asistentes al acto. Más tarde visitó el puerto de Acapulco, donde acudió al Cereso de Las Cruces para conocer la situación de los nueve detenidos de la Policía Comunitaria.