Desmanes en marcha en apoyo a normalistas en Veracruz

Manifestantes exigen la renuncia del presidente Peña Nieto. Encapuchados pintaron, dañaron oficinas de SSP del estado y en Palacio de Gobierno, además aventaron cohetones.

Veracruz

Con marchas sobre carreteras y calles centrales de diferentes ciudades, toma de casetas de peaje para liberar el pago a automovilistas; pintas, daños a portones y ventanas de edificios públicos y de particulares por cohetones lanzados y la quema de figuras con la imagen presidencial, maestros, estudiantes y normalistas veracruzanos se sumaron al paro nacional por 72 horas para demandar la presentación de los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero y la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto.

En Xalapa estudiantes de la Escuela Normal Veracruzana y Facultades de Humanidades de la Universidad Veracruzana realizaron además del paro una marcha en la que se presentaron algunos desmanes realizados por personas encapuchadas.

Gritando consignas contra el gobierno, los estudiantes marcharon por el centro de la capital y a su paso algunos de ellos grafitearon edificios como el del Instituto Nacional Electoral, oficinas del Diario de Xalapa, oficinas de la Secretaria de Seguridad Pública,

Posteriormente, en las oficinas del Diario de Xalapa de igual forma realizaron pintas y daños a las instalaciones, en ese mismo plan continuaron en las oficinas de Seguridad Pública y un pequeño grupo llegó a Palacio de Gobierno donde pintaron algunas paredes, aventaron cohetones y patearon puertas, ocasionando con ello que se rompieran lámparas y vidrios de las ventanas.

En Coatzacoalcos un grupo de maestros levantaron la pluma de la caseta de cobro del puente Coatzacoalcos I dejando pasar a los automovilistas sin pagar.

Otro grupo de campesinos, maestros y trabajadores telefonistas marchó sobre la Carretera Transistmica desde la desviación a Oteapan hasta Cosoleacaque.

En Córdoba profesores e integrantes del Frente Popular Revolucionario marcharon y se plantaron en el parque central 21 de mayo.

Allí exigieron la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto pues a dos años de administración el país ya se le salió de las manos.

El FPR quemó un muñeco con la imagen del titular del Ejecutivo nacional.