Desarman a policías rurales de “pueblos santos” de Chilpancingo

El alcalde se deslinda, asegura que fue una decisión de la SSP estatal. Comisarios de seis municipios consideran que es un atropello.

Chilpancingo

Los grupos de la Policía Rural que operan en comunidades de Chilpancingo fueron desarmados y sus patrullas resguardadas por indicaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), con el argumento de que sus elementos no están certificados.

Un grupo de comisarios de San Cristóbal, Santa Babara, Santa Rita, Santa Rosa, San Miguel y Río Verde, pertenecientes al municipio de Chilpancingo llegaron hasta la capital de Guerrero para ofrecer una conferencia de prensa y denunciar lo que consideran como un atropello.

Dieron a conocer el desarme y la probable desarticulación de los grupos de policías rurales que cubren la ruta de la sierra que es conocida como "Pueblos Santos".

La Policía Estatal Rural comenzó a operar en mayo de 2014, durante la administración del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, en 18 comunidades pertenecientes a cuatro municipios; Chilpancingo, Eduardo Neri, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo.

Las armas que les fueron asignadas, son escopetas de bajo calibre proporcionadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), las cuales se entregaron físicamente en las instalaciones de la 35 zona militar, con sede en Chilpancingo.

Los comisarios señalaron que la acción de la SSP fue respaldada por el presidente municipal, Marco Antonio Leyva Mena.

Vía telefónica, el primer edil aclaró que el desarme de los rurales fue parte de una serie de decisiones tomadas por la SSP.

Aclaró que la PRE no depende del municipio, en la legislación fue incorporada a la Secretaría de SSP, cuyo titular es el general Pedro Almazán Cervantes.

En consecuencia, sostuvo que no tuvo ninguna participación en el desarme de los grupos de rurales que cubrían la ruta de los pueblos santos.

Indicó que ya tuvo la oportunidad de dialogar con el titular de la SSP, Pedro Almazán, quien le explicó lo sucedido.

"Él general me hizo saber que todo policía, para estar armado, debe de tener una certificación y que la llamada Policía Rural no está certificada, porque no ha sido sometida a los exámenes", comentó.

Agregó: "Debido a la falta de exámenes de control y confianza, existía la presunción de que se armaría a personas ligadas al crimen organizado".

De lo que sí se hizo responsable, es de la aprobación por el cabildo de Chilpancingo del esquema del Mando Único Policial, lo que implica también, que la Policía Estatal Rural debe de someterse a las certificaciones y requerimientos que la ley establece.