Desalojan a 56 familias de Guerrero por posible deslave de cerro

Los tres niveles de gobierno analizan comunidades de 21 municipios del estado para dictaminar el nivel de riesgo en el que se encuentran.

Ayutla de los Libres

Más de un centenar de comunidades de 21 municipios del estado de Guerrero son inspeccionadas por especialistas de los tres órdenes de gobierno, para dictaminar el nivel de riesgo en que se encuentran, y determinar las acciones de mitigación.

Lo anterior fue informado por el subsecretario de Protección Civil (PC), Constantino González Vargas, quien hizo un llamado a los habitantes para atender la orden de evacuar los sitios de riesgo cuando las autoridades así lo determinen.

“Estamos atendiendo las indicaciones del gobernador Ángel Aguirre Rivero, de que en la comunidad de El Tepetate, en municipio de Ayutla de los Libres, hay un total de 323 personas de 56 familias las cuales fueron desalojadas y trasladadas a un refugio temporal, ante un posible deslave del cerro de la Cruz”, detalló el funcionario del gobierno del estado.

Y aclaró que a pesar del riesgo que hay, más de dos mil personas se han negado a desalojar la comunidad de Tepetates.

También comentó que en la comunidad de Tlanipatlán, municipio de Cocula, unas 260 personas fueron desalojadas por riesgo de un derrumbe, y fueron trasladadas a la escuela primaria de la cabecera municipal.

El subsecretario de Protección Civil del estado de Guerrero, González Vargas señaló que se cuenta con los vehículos suficientes para evacuar a las personas que se encuentran en riesgo en la comunidad indígena de El Tepetate, pero se han negado a ser trasladados al nuevo mercado de la colonia Vicente Guerrero de la cabecera municipal, donde ya se instaló un albergue temporal.

Constantino González insistió en que representantes del gobierno del estado han tratado de convencer a los habitantes de esa comunidad de dejar sus viviendas, para salvaguardar su vida.

Señaló que personal de Protección Civil estatal y del Centro Nacional de Prevención de Desastres, así como de las unidades de protección civil municipales, inspeccionan más de un centenar de zonas, donde principalmente se han tenido reportes de inestabilidad en las laderas,

Sugirió a la población estar atenta a diversas señales que pueden anticipar un deslave, como la aparición de grietas en el suelo; inclinación de postes de luz, pisos y muros; flujo de agua desde el subsuelo, o movimientos y ruidos en el suelo, sentó.