Derrame de Grupo México afecta a queseros y dulceros

Productores esperan informe de Sagarpa y Secretaría de Salud para saber si sus vacas resultaron intoxicadas con el ácido sulfúrico.
Reportan que 6 mil 500 vacas lecheras no han sido ordeñadas, solo en la zona del río Sonora.
Reportan que 6 mil 500 vacas lecheras no han sido ordeñadas, solo en la zona del río Sonora. (Héctor Téllez)

Hermosillo y México

Cerca de un millón de litros de leche se han dejado de producir en la zona del río Sonora debido al derrame de ácido sulfúrico ocurrido el 6 de agosto en el sistema de tinaja 1 de la represa de jales de la mina Buena Vista del Cobre, ubicada en el municipio de Cananea, Sonora.

El daño ecológico ha afectado a 500 productores de leche y sus subproductos, como queso, dulces y mantequilla, confirmó delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en la entidad, Héctor Ortiz Ciscomani.

A casi un mes de lo que ha sido calificado como el más grande desastre ambiental minero de la época moderna en México, unas 6 mil 500 vacas lecheras no han sido ordeñadas, provocando desbasto de queso en la zona de la capital del estado.

Los ganaderos ribereños producen unos 250 mil litros de leche por semana y la industria del queso se ha visto afectada de manera sustancial, dijo el funcionario en entrevista con MILENIO.

En la zona del conflicto, los ganaderos mantienen en sus corrales unas 6 mil 300 vacas productoras de leche y, aunque no se especificó el total de los kilos de queso que se han dejado de producir, el gobierno informó que son varias toneladas.

Ortiz Ciscomani dijo que la producción de leche, quesos, jamoncillos y mantequilla sigue en tasa cero, hasta que los laboratorios de la Sagarpa y la Secretaría de Salud determinen si las vacas lecheras están libres de haber sido contaminadas por el derrame de materiales tóxicos.

El funcionario aseguró que el Grupo México ha aportado 5.6 millones de pesos para liquidar a los productores de leche cerca de un millón de litros que se han dejado de producir.

Además, los productores agropecuarios y pequeños empresarios del río Sonora ven cómo sus negocios van en picada.

Gabriel Enríquez, propietario de una las marcas de pinole y chiles secos más importante de esta zona, La reina de las flores, explicó que desde que ocurrió la contingencia ha tenido cancelaciones de pedidos, incluso se han truncado los proyectos futuros de expansión.

“Estábamos entregando entre 600 y 650 mil pesos mensuales, se nos ha bajado la venta a menos de 130 mil pesos mensuales, muy baja, un 80 por ciento. Además, tenemos un enlace comercial, lo acabamos de contactar por medio de Sagarpa para exportarl a Corea, pero lo tenemos en riesgo por la psicosis que se sembró, no sabemos si nos va a pegar en esas exportaciones, si las vamos a lograr”, lamentó.

Enríquez, cuya empresa otorga doce empleos directos y por lo menos unos 600 indirectos en la actividad agrícola, afirma que aunque sus materias primas no provengan directamente del río, el derrame de tóxicos ha estigmatizado toda esta región que comprende por lo menos siete municipios, en más de 250 kilómetros de cauce.

“La marca del río sonora era muy buena porque es muy tranquila, una parte donde venía mucho turismo y qué pasa, la marca del río Sonora está muy afectada, por favor le pediría al gobierno del estado y al federal que la marca del caudal la posicionen como era un mes para atrás”, comentó.

Según la Unión Ganadera Regional de Sonora en esta zona ribereña existen más de 90 mil cabezas de ganado, de las cuales alrededor de 5 mil podrían haber tenido contacto con el agua del río.

Manuel de Jesús Vázquez, ganadero del municipio de Aconchi, ha tenido pérdidas por más de cinco millones de pesos en un mes.

“El ganado que normalmente se saca a la venta a la exportación en los meses de octubre , a raíz del problema que se suscitó de la contaminación en el río sonora tuvimos que sacarlo un tiempo antes, este mes, lo cual nos representó en pérdidas alrededor de cinco millones de pesos que dejamos de ganar o que pudimos haber ganado”, señala el ganadero en cuya finca ya solo quedan 100 reses.

En tanto, en conferencia de prensa Moisés Gómez, secretario de Economía, indicó que a partir del próximo 3 de septiembre se pondrán en operación centros de acopio a fin de captar los productos elaborados por fuera del margen de los 500 metros del río Sonora y comercializarlos en supermercados y tiendas de Hermosillo.