Derechos humanos, gran lección del caso Nestora Salgado

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo ratificó su respeto a la decisión del juez. Destacó que en la entidad y en México nadie puede hacer justicia por mano propia.
 El gobernador Héctor Astudillo Flores y el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva mena.
El gobernador Héctor Astudillo Flores y el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva mena. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

De acuerdo con el gobernador Héctor Astudillo Flores, el encarcelamiento y posterior liberación de Nestora Salgado García, líder de la Policía Comunitaria (PC) en Olinalá, deja como lección que nadie que reivindique el trabajo en materia de seguridad pública y prevención del delito puede vulnerar los derechos humanos.

En el monumento a las banderas de Chilpancingo, el jefe del poder Ejecutivo local manifestó que la determinación de que Salgado García fuera sujeta a un proceso penal, es producto de una valoración hecha por un órgano jurisdiccional, el cual ahora ha determinado que quede libre.

Bajo dicha circunstancia, indicó que lo que le queda por expresar, es su respeto ante la resolución adoptada por dicha instancia del Poder Judicial.

Sin embargo, consideró importante establecer el contexto en el que se desarrolló el caso: "Todas las instituciones, así como los hombres y las mujeres de las instituciones, así como los hombres y mujeres de las organizaciones que han nacido en torno a las policías comunitarias no deben separarse del respeto a los derechos humanos".

En consecuencia, refirió que la historia de Nestora Salgado debe quedar enmarcada en un contexto de respeto a los derechos humanos.

Explicó de la siguiente manera: "Estamos hablando de derechos humanos hacia un lado y hacia otro, lo explico mejor; ni quienes somos responsables de conducir poderes podemos cometer excesos que no sea el respetar los derechos humanos, pero tampoco ninguna policía comunitaria puede caer en el exceso de no respetarlos".

En consecuencia, refirió que esa es la lección más importante que se puede obtener del contexto en que se vivió la experiencia de la líder de la PC en Olinalá.

Ahora que el Poder Judicial ha determinado que Salgado García quede en libertad, refirió que será respetuoso de la decisión, porque tiene la obligación de respetar las decisiones adoptadas por los órganos jurisdiccionales.

Agregó, que en Guerrero y México nadie se puede hacer justicia por mano propia, razón por la que se debe entrar en un proceso de revaloración de los derechos humanos de los ciudadanos.