Denunciarán malos manejos financieros de administración de Ortega

El titular de Finanzas del estado, Héctor Apreza, dijo que es evidente que hubo desvíos porque no había un solo centavo para pagar aguinaldos, pagos a proveedores y laudos en ejecución.
Héctor Apreza Patrón, titular de Finanzas del gobierno de Guerrero.
Héctor Apreza Patrón, titular de Finanzas del gobierno de Guerrero, sostiene que habrá denuncias por malos manejos. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

El titular de la Secretaría de Finanzas del Gobierno estatal, Héctor Apreza Patrón, sostuvo que ante lo contundente de los malos manejos, es inevitable presentar denuncias contra integrantes de la administración sustituta que encabezó Rogelio Ortega Martínez.

Apreza Patrón manifestó que está sorprendido por las declaraciones hechas el viernes 5 de febrero por David Cienfuegos Salgado, quien fuera secretario general de Gobierno durante la administración de Ortega Martínez, cuando señaló que él no tenía conocimiento de malos manejos en el área financiera.

"Para mi resulta muy extraño que el ex secretario de Gobierno no conociera de irregularidades, cuando en los mismos actos de entrega recepción, tanto el secretario de finanzas saliente (Eliseo Moyao) como su servidor, informamos que no había un solo centavo para pagar aguinaldos.

Además que estaban pendientes los pagos a proveedores y que entre otras cosas, en ese tiempo había laudos en ejecución por más de 800 millones de pesos".

Ironizó: "Si esas no son irregularidades financieras, pues parece que estuvo ausente en los actos de entrega recepción, en donde el propio gobierno saliente dio a conocer esos datos, porque el propio ex gobernador Rogelio Ortega cuando acudió al Senado hizo alusión a dicha información".

Apreza refirió que son muchos los aspectos en los que se pone en evidencia que hubo malos manejos en el recurso público, por lo que anticipó: "Desde luego que se van a presentar las denuncias".

El funcionario refirió que el gobierno anterior dejó de gestionar más de mil 500 millones de pesos destinados para obra pública, mismos que fueron aprobados por el Congreso de la Unión pero la administración de Ortega no peleó que se transfirieran a Guerrero.

"Nos dejaron las arcas no solo vacías, sino con requerimientos urgentes para cubrir lo elemental de las obligaciones que el estado tiene con sus trabajadores, por eso es que de primera instancia recurrimos a los órganos de control interno. Donde encontremos visibles muestras de desvío o de negligencia, evidentemente

se van a presentar las denuncias, ya serán las autoridades correspondientes las que deslinden las responsabilidades".

A pregunta expresa, Apreza Patrón refirió que es evidente que hubo desvíos de recursos en el gobierno anterior, ya que al arranque de la presente administración no se encontraron las previsiones que debían existir para el pago de aguinaldos, cuando el recurso se asignó en el presupuesto de egresos destinado para 2015.

La ausencia de dicho recurso, dijo que significa que se utilizó para otros fines.

A estas alturas, manifestó que se han acumulado por lo menos mil 600 millones de pesos en laudos, dinero que tampoco dejó la administración de Ortega.

Solo en lo que toca al pago de laudos, dijo que el ex secretario general de Gobierno debe tener conocimiento de lo que pasa, pues el manejo de los juicios laborales estaba en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), que depende de la secretaría que estuvo a cargo de Cienfuegos Salgado.

En su momento, Mario Ramos del Carmen, titular de la Contraloría General del Estado manifestó que la mayor parte de inconsistencias financieras se han detectado en las secretarías de Educación y Salud.

Anotó que son varias las auditorías que están en marcha, por lo que aún no tiene fechas para dar a conocer los resultados.

"El trabajo que hacemos es completamente técnico, producto del proceso de entrega recepción y más adelante vamos a llevar a cabo el trabajo en donde quiera que se generan observaciones", refirió.

El único trabajo de auditoría culminado, dijo que está en la administradora de playas de Zihuatanejo, en donde efectivamente, son varias las irregularidades detectadas.