Denuncian abusos sexuales a mujeres presas en Chiapas

La Organización no Gubernamental Unidas por la Sangre denunció que en los 15 penales del estado se documentó el abuso de derechos humanos y sexuales de internos. 
Los integrantes de la Organización no Gubernamental Unidas por la Sangre realizaron una investigación de dos años en tres penales de Chiapas.
Los integrantes de la Organización no Gubernamental Unidas por la Sangre realizaron una investigación de dos años en tres penales de Chiapas. (Hermes Chávez )

Chiapas

Ninguno de los 15 penales del estado de Chiapas reúne las condiciones para reintegrar a los sentenciados a la sociedad y, por el contrario enfrentan en común un sistema corrupto, sin embargo, en el caso de las mujeres presas la discriminación y abuso sexual se hace común en todos los centros penitenciarios, incluso, la prostitución, denunció la Organización no Gubernamental Unidas por la Sangre.

Jasivi Gómez, presidenta y fundadora de Unidas por la Sangre, organismo no lucrativo de ayuda para mujeres en prisión, precisó que se efectuó una investigación por dos años en tres penales chiapanecos: el número tres, ubicado en Tapachula, el 4 en San Cristóbal de las Casas y el 14, el más grande del estado, con sede en el municipio de Cintalapa.

En todos ellos se observaron y documentaron abusos contra los derechos humanos y sexuales de las y los internos, así como corrupción en contubernio con las autoridades penitenciarias, de los cuales las mujeres son más afectadas al enfrentar problemáticas socioculturales, educativas y económicas por su condición de género.

Entre las irregularidades detectadas en al menos dos de los penales destacan los "paseos" que organiza el personal entre las áreas femenil y varonil con el fin de que los y las internas tengan encuentros sexuales como una forma de prostitución encubierta.

De esa forma muchas internas se embarazan, aumentando la población infantil que vive dentro de las prisiones sumándose a los infantes que nacieron dentro o a los hijos de presas menores de cuatro años, límite de edad legal para que permanezcan junto con sus madres aunque, aclaró, debido al activismo de esa organización, se ha logrado disminuir el número a 14 niños y niñas.

Gómez precisó que un porcentaje de mujeres no tuvieron procesos legales regulares o, al ser indígenas, carecieron de traductores, siendo obligadas a firmar documentos sin saber su contenido.

El perfil de las mujeres presas en Chiapas es de una edad entre 21 y 28 años, casadas o en unión libre, más de tres hijos, contando algunas con nivel de educación básica, proceder de estratos sociales marginados (un 85 por ciento).

Aunque algunas fueron amas de casa con ingresos mínimos productos de ventas, 52 por ciento de dichas mujeres vivieron en las calles antes de la mayoría de edad y "el 100 por ciento de las mismas han señalado haber sufrido abusos sexuales de parte de familiares o allegados".

La mayor parte de las reclusas lo están por delitos contra la salud, robo, trata de blancas, secuestro y extorsión. También se detectaron 31 hombres con discapacidad mental en esos reclusorios.

MMR