Denuncian agresiones federales contra migrantes en Chiapas

Organismos defensores de derechos humanos dijeron que agentes de la PF no exhibieron ninguna orden para el operativo y separaron violentamente a menores de edad de sus madres, golpearon a los frailes.

Chiapas

Más de 80 organismos defensores de los derechos humanos y de migrantes denunciaron el presunto abuso, incluyendo el sexual, del que fueron objeto cientos de extranjeros durante operativos efectuados en Tabasco y Chiapas en los últimos días.

A través de un comunicado, las organizaciones firmantes expusieron haber tenido conocimiento de una redada efectuada en Pakal-Ná, municipio de Palenque, Chiapas, realizados durante la madrugada en la que se reportan varios heridos y una agresión sexual que cometerían agentes federales.

En el mismo documento, señalan que el pasado 30 de abril, durante acciones de la Policía Federal (PF) y el Instituto Nacional de Migración (INM), se efectuó un operativo para la detención de un grupo de 300 migrantes que previamente se encontraban hospedados en la 72 Casa Hogar, ubicada en Tenosique, Tabasco.

Precisan que con engaños hicieron apartarse a hombres, mujeres (algunas embarazadas) y niños, de una peregrinación efectuando un Viacrucis, ofreciéndoles trasladarlos al municipio de Emiliano Zapata, acompañados por los frailes Tomás González, Aurelio Montero y Rubén Figueroa, defensores de migrantes.

Los extranjeros habrían sido encerrados en una comunidad de nombre Chacamax, quienes al ver las agresiones a las que estaban sometidos los religiosos ofrecieron no oponer resistencia y entregarse pacíficamente.

"... a Fray Aurelio lo arrastraron delante de las y los migrantes, la reacción de ellas y ellos fue "no le hagan nada al padre, a él no lo toquen, nos vamos a entregar". Después elementos de la Policía Federal rodearon a Ruben Figueroa lo golpearon y lo subieron a un camión dejándolo aislado e incomunicado por 15 minutos".

Entre las irregularidades cometidas, los agentes de la PF no exhibieron ninguna orden para el operativo a los defensores de migrantes, separaron violentamente a menores de edad de sus madres, golpearon a los frailes, expusieron la vida de estos en la carretera al obstruir el de su vehículo con una patrulla que zigzagueaba peligrosamente.

"Los agentes de migración y de la policía incurrieron en tratos crueles e inhumanos pues incluso separaron a menores de sus madres, con lo que ignoró el principio del interés superior de la infancia que debiera privar en todo momento".