Denuncia obispo llamadas de extorsión a clero en Guerrero

El obispo de Chilpancingo, Alejo Zavala, denunció que él y sacerdotes en Guerrero han recibido llamadas telefónicas de extorsión y que la gente vive con miedo en el estado.
Gregorio Gorostieta López fue secuestrado la noche del domingo y hasta este jueves apareció su cuerpo con el tiro de gracia.
Gregorio Gorostieta López fue encontrado muerto en la carretera Iguala-Ciudad Altamirano. (Especial)

Ciudad de México

El obispo de Chilpancingo, Alejo Zavala, denunció que él y sacerdotes en Guerrero recibieron llamadas telefónicas de extorsión, hecho que informó al fiscal del estado, Miguel Ángel Godínez.

"Es cierto que hay algunas llamadas a algunos sacerdotes, incluyendo para mí también, con la intención de extorsionar", dijo en entrevista radiofónica con Adela Micha para Grupo Imagen.

Dijo que se trata de intentos de extorsión, pero que en uno de los casos el sacerdote cedió debido a que "las amenazas eran muy fuertes". "Tengo cuenta de uno, de que sí ha cedido, que sí les dio", explicó.

El obispo Zavala dijo que hasta el momento no ha habido una investigación formal respecto a las llamadas de extorsión. 

Dijo que hace unos tres o cuatro días se reunió junto con cuatro obispos de Guerrero con el fiscal Miguel Ángel Godínez y le informó de las llamadas de extorsión.

Dijo que la reunión se realizó para hablar del caso del padre Gregorio Gorostieta, quien apareció muerto el 25 de diciembre en la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano, y el del padre ugandés John Ssenyondo, cuyos restos fueron encontrados en una fosa en Iguala.

Denunció que los guerrerenses que llegan a las iglesias tienen "mucho temor, está inconforme la gente porque no se arregla la situación de Iguala, que sigue en pie. No solo es Iguala, es Chilpancingo, es en todas partes".

"Cuando menos nos espera aparecen muertes violentas, secuestros y extorsiones, no me refiero a los sacerdotes, sino a toda la gente", dijo.