Dejan resultados de Enlace y PISA sabor amargo en Puebla

La subsecretaría de Educación Básica de la SEP, Alba Martínez, reconoció que los alumnos de secundaria tienen un aprendizaje insuficiente. 

Puebla

En secundaria, cuatro de cada cinco estudiantes muestran un logro de aprendizaje insuficiente en la Evaluación Nacional del Logro Académico (Enlace); mientras que en Pisa, 60 por ciento de los jóvenes de 15 años se ubican con bajos resultados en escuelas.

Los resultados de los estudiantes dejan un sabor “amargo”, sin embargo, México cuenta con la reforma educativa impulsada por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, que debe entrar en funciones con premura.

Lo anterior lo expresó Alba Martínez Olivé, titular de la Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal, durante la inauguración de la XV Cumbre Iberoamericana de Educación que fue inaugurada en el Centro Expositor y de Convenciones de la Ciudad de Puebla.

“Los alumnos del tercer grado de secundaria tienen en cuatro de cada cinco casos, un logro de aprendizaje insuficiente en la prueba Enlace. Los resultados de PISA, dejan el mismo sabor amargo, 60 por ciento de los jóvenes de 15 años se ubican en niveles inferiores en matemáticas. Las escuelas se hallan agobiadas por demandas de diverso orden, ajenas a asuntos pedagógicos”, expresó.

Ante la presencia del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, Martínez Olivé explicó que la reforma educativa en México busca que todas las escuelas se rijan por la calidad, inclusión y equidad.

Comentó que la reforma educativa incluye cinco puntos básicos que no sólo ayudarán a mejorar los resultados en las evaluaciones, sino a una mejor la convivencia escolar.

Los cinco ejes de la reforma educativa contemplan: el servicio profesional docente, para que los maestros se sigan profesionalizando; el servicio de asistencia técnica a las escuelas, donde se dan materiales a las instituciones; la autonomía escolar, para que docentes y padres de familia tomen decisiones a favor de las escuelas con presupuesto gubernamental; la información y gestión educativa, con el uso de la tecnología aliviar la carga administrativa de las escuelas; y la evaluación externa del sistema educativo, con la creación del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE).