Defensa tardía a Padrés; la Profepa supervisa la contingencia en Sonora

El líder panista, Gustavo Madero, demanda respeto para la soberanía de los estados.
La entrada al rancho Pozo Nuevo, propiedad de la familia del gobernador sonorense.
La entrada al rancho Pozo Nuevo, propiedad de la familia del gobernador sonorense. (Javier García)

México y Hermosillo

En el marco de la contingencia por la contaminación de los ríos Sonora y Bacanuchi y la investigación de la presa en el rancho del gobernador Guillermo Padrés, el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero manifestó el respaldo del partido al mandatario estatal.

“Los funcionarios emanados del PAN son representantes de la voluntad popular en un proceso democrático, en Sonora y en toda la República, por lo que tienen total respaldo por parte de Acción Nacional, y por ello también demandamos respeto a la soberanía de los estados”, dijo.

A través de un comunicado, Madero expresó preocupación por las expresiones de “dureza” de algunos funcionarios del gobierno federal.

No obstante, dio la bienvenida al diálogo y la colaboración entre la administración federal y de Sonora para atender a los habitantes afectados por el derrame de tóxicos en estos cuerpos de agua.

“Hago un exhorto a continuar por ese camino del diálogo y a que el gobierno federal recuerde su obligación de escuchar y dialogar con todas las partes”, indicó.

La Comisión Nacional del Agua investiga la presa en el rancho de Padrés para determinar si cuenta con los permisos correspondientes.

Además, en días pasados, en un desplegado el mandatario local pidió al presidente Enrique Peña Nieto la destitución de los delegados de Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en la entidad.

La semana pasada, la Secretaría de Gobernación canceló la reunión que sostendría con Padrés hasta que existieran condiciones para un diálogo respetuoso y constructivo.

En tanto, a más de un mes del derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre en los ríos Bacanuchi y Sonora, el gobierno federal instruyó integrar un equipo intersecretarial para atender la emergencia ecológica.

Por ello, la Profepa permanecerá pendiente de que se remedie hasta el último daño causado por el derrame de sulfato de cobre acidulado.

El titular de dicha dependencia, Guillermo Haro Bélchez, visitó la entidad como parte de la Comisión Especial designada para revisar y atender la necesidades que prevalecen tras el derrame de 40 mil metros cúbicos de lixiviados de dicha sustancia en los ríos Bacanuchi y Sonora.

Destacó que la Profepa ha actuado desde antes y que lo seguirá haciendo como integrante de esa comisión, durante el seguimiento de la reparación del daño y la atención a las personas afectadas por ese accidente.

En rueda de prensa, el funcionario federal aseveró que continuarán los procedimientos administrativos abiertos a la empresa, lo que significa coadyuvar con el Ministerio Público en la integración de la denuncia penal correspondiente y la eventual consignación de los responsables.

Durante un acto en el que no participaron autoridades del gobierno estatal, los representantes de las distintas dependencias que integran la comisión pormenorizaron las acciones que el gobierno federal ha llevado a cabo durante los 39 días de la contingencia ambiental.